‘Frozen’, la película que todas las mujeres del mundo necesitábamos

Ya lo decía el padre de Bella en ‘La Bella y la Bestia’: «El pueblo entero lo comenta: No está bien que una mujer comience a tener ideas y a pensar».

Y mira que nos lo dejó claro Úrsula en ‘La Sirenita’: «Los hombres no te buscan si les hablas, no creo que les quieras aburrir»…

Pero nosotras erre que erre, empeñadas en pensar y, en lo que es peor, ¡conversar sobre nuestras ideas! ¿Se nos había olvidado que los hombres también han crecido viendo estas películas? Yo ahora me pregunto: ¿En qué momento nos hicieron la putada de llevarnos al cine a ver cualquiera de estas dos películas?

Frozen

Nuestra generación, la generación de nuestras madres y la de nuestras abuelas han sido educadas emocionalmente por Disney.

Puede que te cueste aceptarlo de entrada, puede que hayas oído siempre hablar de los estereotipos de Disney pero que los veas como algo lejano, algo que estudiaste en la carrera y algo con lo que se suelen poner muy pesaditas las feministas.

Puede que te creas muy inteligente y también puede que en el fondo de tu ser creas que estás por encima de todo eso y que a ti personalmente no te han influenciado las películas de Disney en tus relaciones.

La triste realidad es que sí has sufrido el impacto de Disney como industria cultural, tú y todas y cada una de las mujeres que conoces.

De manera directa o indirecta, hemos crecido bombardeados por miles de mensajes sexistas que nos mandaban nuestros cuentos y nuestras películas favoritas. Y, lo que es peor, bajo una visión totalmente distorsionada de nuestro rol sexual, las relaciones de pareja y el ideal romántico.

Pero cuando ya estábamos a punto de quemar nuestra colección de DVDs de Disney  y de prenderle fuego al dichoso castillito de marras…

Entonces…

Apareció ‘Frozen’.

Imposible enfadarse con ‘Frozen’.

‘Frozen’ es tan perfecta y liberadora en cada detalle, que no dudo de que sea la reconciliación de una nueva generación de guionistas, lavando todos y cada uno de los trapos sucios de Disney.

De entre los mejores y más reveladores mensajes que transmitirá a todas las niñas que crezcan viéndola, destaco los siguientes:

El amor a uno mismo debe ser nuestra primera conquista y la más importante

Frozen

Elsa alcanza la felicidad cuando por fin se acepta a sí misma y cuando alcanza la soledad. En su soledad encuentra su libertad y en su libertad encuentra la felicidad. ¿Seguro que estamos hablando de Disney?

¡Sí! Y, lo que es más guay aún, las niñas crecerán cantando ‘Libre soy’ en lugar de ninguna canción dedicada a ningún príncipe.

Ya basta de princesas buenas y madrastras malas

Frozen

Con esta película se rompe con la dicotomía del bien y del mal en Disney, pues se construyen personajes más ricos, con sus lados buenos y sus lados oscuros.

Elsa no responde a la imagen clásica de una princesa y Ana tampoco.

¡Ni falta que les hace!

Mujeres independientes y hombres que no se sienten inseguros antes su fuerza

Frozen

Ana es independiente económicamente y no sólo eso, tiene más dinero que el protagonista masculino.

Tanto ella como su hermana son dos ejemplos de mujeres fuertes, decididas y con carácter. Kristoff no se siente en ningún momento intimidado con esta situación ni con que Ana se ofrezca a ayudarle económicamente. ¡Bien, Disney, bien!

Romper con el ideal del amor romántico

Frozen

Ana no es perfecta ni Kristoff tampoco.

El pelo de Ana no se ve perfecto, independientemente de las condiciones metereológicas —como pasa con todas las princesas Disney— y podríamos decir que Kristoff está un poco entradito en carnes, o al menos no sigue el patrón físico marcado por la industria.

Ana es una bocazas y a Kristoff, según dicen los trolls, no le gusta mucho ducharse. Y, ¡esa es otra!, la cancioncilla de los trolls no tiene desperdicio, es el nuevo ‘Bésala’ de la sirenita en versión siglo XXI.

Por su parte, Elsa no parece estar interesada en buscar pareja.

Toda una lección de amor real y amor del bueno.

Tomar el control de tu propia vida

Frozen

Al igual que sus sucesoras, ‘Tiana y el sapo’ y ‘Brave’, en esta película vemos cómo las princesas tienen obligaciones y toman el control de sus vidas.

El ser princesa o reina siempre se había limitado a ponerte guapa y querer mucho a tu príncipe que será quien tome las decisiones del reino, pero en ‘Frozen’ vemos cómo reinar implica grandes decisiones y responsabilidades.

Ya se decía en ‘Spiderman’: «Un gran poder conlleva una gran responsabilidad».

El amor entre hermanas, el amor entre amigas

El argumento principal no gira en torno a una historia de amor de pareja (¡bien!).

La trama gira en torno al amor entre dos hermanas (¡bien!).

Este amor queda claramente representado como más importante que el amor a un hombre (¡muy bien!).

Frozen

Mi momento favorito de la película es cuando Ana tiene que elegir entre «su novio» o su hermana y elige a su hermana. ¡Primera película de Disney en la que «el beso de amor verdadero» no viene de un príncipe!

El amor a primera vista no es fiable

Frozen

«No te puedes casar con alguien al que acabas de conocer», le dice Elsa a su hermana, y con esto le manda un mensaje a tooooodas las princesas de Disney de la historia.

Este es el momento en el que yo me levanto y aplaudo.

Aplaudo porque ya era hora de que Disney pusiera un poco de sentido común en sus historias y dejara de meter en la cabecita de las niñas del mundo que el primer hombre al que aman debe ser el amor de sus vidas, que tendrán suerte por el simple hecho de estar enamoradas y, lo que es más grave, que podrán fiarse de alguien simplemente porque les diga que las ama.

Llevamos años viendo cómo las princesas lo  sacrifican todo y dejan atrás a sus seres queridos e incluso modifican su forma física por un hombre al que NO CONOCEN.

¿En qué momento queda el tomarse un café entre «te veo cantando en el bosque» y «decido pasar contigo el resto de la eternidad»?

En ‘Frozen’ Ana cae en el error de enamorarse demasiado rápido, pero ya se encargan su hermana y las canciones de rigor de enseñarle que «no te puedes fiar del amor a primera vista». De hecho, el tipo resulta ser un capullo y Ana finalmente se enamora del «segundo tipo».

¿Qué es esto? ¿Promiscuidad? ¿En Disney?

Frozen

Por todas estas razones, ésta es la película que todas las mujeres del mundo necesitábamos de Disney.

Como forma de disculpa, por habernos jodido la vida un poco con todos sus estereotipos, y para poder ponerle una película a nuestras hijas tranquilas, sin que las estén adiestrando para ser unas sumisas adoradoras de príncipes malvados y encorsetados.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

9 Comentarios

  1. Querida Towanda!

    Mas una vez escrevieste un grand articulo… Frozen si rompe com todas las peliculas disney que hiceran tantas mujeres si frustaren en sua futuros romanticos. Aqui en Brasil hoy las mujer con treinta son independentes y muchas ya son divorciadas l o romperan relaciones largas y hoy estan vivendo sus vidas….Yo tb me quedo muy tranquilo por saber que a mi hija y a mi sobrina, frozen es su pelicula favorita y que seguramente su generacion no tendra todas las frutraciones de la mia…Asi q gracia por el articulo q fue acertado!!! 🙂
    PTD: Creo q tu solo ha olvidado a Olafe, el muñequito de nieve..jeje Ello tb ensina una grand licion cuandp esta cerca del fuego con ana creo, y esta derretendo y ella dice «pero tu esta derretendo y vay a murir» y el dice «pero por algunas personas si merece la pena derretirse».. 🙂
    un grand saludo

  2. Si fue una putada que te llevasen a ver ‘La sirenita’ o ‘La Bella y la Bestia’ es que tenías un problema…y, por lo visto, lo sigues teniendo. En su contexto, esas dos frases que pones al comienzo del post, sugieren todo lo contrario.
    Pero bueno…ánimo.

  3. Me encanta el artículo y la película. ¡Enhorabuena! Tienes mucha razón en que muchas de las películas de Disney han influido en las niñas que las vieron y en su forma de pensar, quizás incluso yo sea una de ellas. Aunque he de decir que también había princesas Disney diferentes y que tenían otros valores más fuertes que el de esperar al príncipe de sus sueños, como Pocahontas (que luchó por lo que quería, a pesar de la opinión de su padre y reivindicaba la protección de la naturaleza y el rechazo a la discriminación racial) o Mulan (que fue capaz de ir a luchar contra la invasión de los hunos y enfrentarse a las ideas machistas de la sociedad). En mi caso, nunca me gustaron demasiado las películas en que la princesa sólo se dedica a esperar al príncipe.

    Un saludo 🙂

  4. Este articulo es un caso muy claro de que cada cual ve la vida a su manera, independientemente de la realidad que exista. Los ejemplos que se ponen son claramente sesgados. Nunca he estado a favor de películas con princesas débiles y medio lelas, pero ni frozen es la mejor ni la primera que cambia esto. Lo siento pero leer esto ha sido una de las peores críticas que he leído

    • Frozen es la primera película de Disney que pasa el test de Bechdel y que se considera 100 por cien igualitaria, por motivos mucho más complejos de que la princesa no sea debil lela (como por ejemplo la ruptura con la dicotomía de la bondad).
      Otras princesas ya habían ido abriendo el camino antes.
      Saludos.

  5. Coincido en mucho contigo, la verdad. Sinceramente cuando vi Frozen por primera vez no sabía por qué no la había disfrutado tanto… y ahora que leo tu artículo he llegado a la conclusión de que no es para nada la típica producción de Disney, seguramente condicionada por los gustos que he adquirido a lo largo de los años con el resto de películas edulcoradas.

    Lo que aún no me explico es la razón por la que me sigue encantado La sirenita, aún sabiendo que deja todo atrás por un hombre al que desconoce. Quizá porque ella amaba un mundo desconocido, quizá porque desobedeció la autoridad de su padre, quizá porque fue ella la que rescató al príncipe y no al revés, quizá por su banda sonora o posiblemente el conjunto de todo lo anterior…

    Aún así creo que con la entrada del nuevo siglo (y en la última decada, la de los 90), han aparecido nuevos largometrajes de la compañía que ya iban asomando la patita a una nueva generación de mujeres guerreras (Mulán, Pocahontas, Rapunzel, Brave…).

    En definitiva, que me encanta que las nuevas generaciones de mujeres crezcan con este refrescante repertorio de animación!

    Un saludo, o dó, o tré! <3

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.