Feliz Día de las Mujeres (¿exquisitas?)

‘El dulce sabor de una mujer exquisita’. Por Gabriel García Márquez.

“Si aún no ha pasado el bisturí por tu piel, si no tienes implantes de silicona en alguna parte de tu cuerpo, si los rollitos no te generan trauma, si nunca has sufrido de anorexia o bulimia, si tu estatura no afecta tu desarrollo personal, si cuando vas a la playa prefieres divertirte en el mar y no estar sobre una toalla durante horas o tapada ocultando tu cuerpo, si crees que la fidelidad  es posible y la practicas, si sabes cómo se prepara un arroz, si puedes preparar un almuerzo completo con postre, si tu prioridad no es ser rubia, si no te levantas a las 4:00 a.m. para llegar la primera al gimnasio, si puedes salir con ropa de gimnasia tranquila a la calle un domingo sin una gota de maquillaje en el rostro…

Estás en vías de extinción: ¡Eres una mujer exquisita!

Una mujer exquisita no es aquélla que más hombres tiene a sus pies; sino aquélla que tiene uno sólo que la hace realmente feliz. Una mujer hermosa no es la más joven, ni la más flaca, ni la que tiene el cutis más terso o el cabello más llamativo; es aquélla que con tan sólo una franca y abierta sonrisa, con una simple caricia y un buen consejo puede alegrarte la vida. Una mujer valiosa no es aquélla que tiene más títulos  académicos, sino la que renuncia a su sueño por hacer felices a los que quiere. Una mujer exquisita no es la más ardiente, sino la que vibra al hacer el amor solamente con el hombre que ama. Una mujer interesante no es aquélla que se siente halagada al ser admirada por su belleza y elegancia, es aquella mujer firme de carácter que puede decir no.

Y un hombre… Un hombre exquisito es el que sabe valorar a una mujer así”.

¡¡¡¡FELIZ DÍA DE LA MUJER!!!!

mujer-exquisita-flores

¿Tú te lo has creído?

¡Nosotros tampoco!

Dejemos que nuestro querido Gabo, también conocido como Gabriel García Márquez, hable por nosotros:

Desde MurrayMag queremos mandar un mensaje para todos los “hombres exquisitos del mundo”: ¡BASTA YA!

Dejad de compartir este despropósito de ¿poema? en nuestros muros de Facebook y en nuestras redes sociales.

Dejad de dedicar esta basura a vuestras novias.

Esto no es poesía.

Apesta.

Hagamos que desaparezca.

mujer-exquisita-gabo-aplauso
Fotografía: Flickr ©

No sabemos si es más indignante el machismo revestido de cursilería barata, o la presunción de su autoría.

Con un simple paseo por la web, verás que este poema aparece en infinidad de blogs, foros, revistas, vídeos de YouTube … Siempre bajo el nombre de Gabriel García Márquez, que debe andar revolviéndose en su tumba.

¿Cómo puede alguien que conozca y aprecie mínimamente la figura y la pluma de este escritor, considerar, tan siquiera, la posibilidad de que haya sido escrito por él? ¿Cómo puede llenársele la boca a alguien de citar «el sabor de una mujer exquisita, por uno de mis poetas favoritos» sin que se le caiga la lengua a trozos?

Ya es hora de parar de atribuirle mierdas a este pobre y a Neruda.

mujer-exquisita-neruda

Tomadlo como un buen propósito para el 2016.

Como ‘El dulce sabor de una mujer exquisita’ no tiene desperdicio, vayamos analizándolo por partes. Sabemos que no queréis perderos ningún detalle de la feminidad en estado puro que se nos presenta.

“Si aún no ha pasado el bisturí por tu piel, si no tienes implantes de silicona en alguna parte de tu cuerpo, si los rollitos no te generan trauma, si nunca has sufrido de anorexia o bulimia, si tu estatura no afecta tu desarrollo personal, si cuando vas a la playa prefieres divertirte en el mar y no estar sobre una toalla durante horas o tapada ocultando tu cuerpo, si crees que la fidelidad  es posible y la practicas, si sabes cómo se prepara un arroz, si puedes preparar un almuerzo completo con postre, si tu prioridad no es ser rubia, si no te levantas a las 4:00 a.m. para llegar la primera al gimnasio, si puedes salir con ropa de gimnasia tranquila a la calle un domingo sin una gota de maquillaje en el rostro»…

Que alguien me explique qué relación hay entre saber preparar arroz, ser infiel y tener las tetas operadas. Que alguien me lo explique. Le reto. Le reto tres veces.

Dejando ese momento WTF a un lado, vemos cémo en la primera parte se nos presenta lo que el autor entiende por una mujer que no se preocupa por su físico, lo cual para él significa, por consiguiente, que se preocupa por su interior…Obviando el hecho de que la mujer puede no arreglarse ni maquillarse y aún así ser una mala persona  o simplemente tener su lado espiritual totalmente descuidado. Cabe añadir que, en el imaginario del autor, una mujer que se levanta temprano para ir al gimnasio pasa a ser automáticamente una superficial. No importa si eres una mujer trabajadora o si te gusta mantenerte saludable, eres una superficial y punto. Y ya no mereces el título de “mujer exquisita”.

Bromas aparte, es totalmente denunciable que se haga alusión a una enfermedad como la anorexia de manera tan gratuita, como si se tratara de un defecto o de una cualidad que la persona decidiese tener. Tan solo por esto ya resulta increíble que la gente, y lo que es peor aún, las mujeres, sigan compartiendo este poema como si fuese algo bonito: No están valorizando tu naturalidad, te están ridiculizando y reduciendo a un estereotipo una vez más.

Una vez llegados a este punto, si cumplimos todos los requisitos, ya nos queda clara nuestra nueva identidad de mujeres exquisitas:

“Estás en vías de extinción: ¡Eres una mujer exquisita!”

mujer-exquisita-flamenca

A partir de aquí ya se nos hace apología de la sumisión y la servidumbre de una manera increíblemente descarada teniendo en cuenta que se trata de un piropo, e incluso se nos anima a no estudiar y a fingir los orgasmos.

Como buena mujer, siempre tendrás una sonrisa para tu hombre y no serás ardiente así en plan general, pequeña promiscua, digamos  que solamente vibrarás al hacer el amor con tu marido,  da igual que él te sepa tocar o no, y da igual que hayas ido por la vida diciendo que no a todo para demostrar tu firme carácter y que hayas renunciado a tus sueños y que tu vida quede resumida a ser la consejera del hombre de la casa, da igual porque tu hombre es un hombre exquisito y te valorará tal como eres.

“Una mujer exquisita no es aquélla que más hombres tiene a sus pies; sino aquélla que tiene uno sólo que la hace realmente feliz. Una mujer hermosa no es la más joven, ni la más flaca, ni la que tiene el cutis más terso o el cabello más llamativo; es aquélla que con tan sólo una franca y abierta sonrisa, con una simple caricia y un buen consejo puede alegrarte la vida. Una mujer valiosa no es aquélla que tiene más títulos  académicos, sino la que renuncia a su sueño por hacer felices a los que quiere. Una mujer exquisita no es la más ardiente, sino la que vibra al hacer el amor solamente con el hombre que ama. Una mujer interesante no es aquélla que se siente halagada al ser admirada por su belleza y elegancia, es aquella mujer firme de carácter que puede decir no.

Y un hombre… Un hombre exquisito es el que sabe valorar a una mujer así”.

Y digo yo, ¿De qué me sirve a mi ser valorada por el hombre exquisito?

Me esperaba un súper premio después de tantos sacrificios…

Creo que mejor me quedo entre las mujeres vulgares. No me convence nada su discurso y a mi me encanta ponerme hasta el culo de eye-liner.

Si no hay eyeliner no es mi revolución. Como decía Antonia San Juan en ‘Todo sobre mi madre’: «Una es más auténtica cuanto más se parece a la versión de sí misma que ha soñado».

Recordad, mujeres: Rechazad el falso romanticismo que resulta ser machismo encubierto. Que no os la den con queso.

Pero sobre todo haced siempre, siempre lo que os salga del…

¡Feliz Día de las Mujeres!

mujer-exquisita-final

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.