Los fracasos televisivos de la temporada 2013-14

Lejos quedan ya los tiempos en que las cadenas de televisión (en especial las privadas) apostaban por proyectos que a las dos semanas eran retirados. La Antena 3 que se atrevió con bodrios tipo ‘London Street’ ya no existe. Y mejor ni hablamos de Telecinco, capaz de rellenar las tardes con cinco horas de ‘Sálvame’. Ante el miedo de palmar una pasta escasa por la crisis, casi todas pisan sobre suelo seguro.

Pero esto no significa que no se hayan dado fracasos en esta temporada 2013-14 que ya termina. Hemos tenido de todo: shows de presunto humor que acabaron en la madrugada, intentos de telemaratón, y telerrealidad poco adictiva. Por encima de todos ellos, Murray Mag se complace en presentar los cinco mayores descalabros del año en España.

fracaso1

5. El pueblo más divertido (La 1)

Entra por los pelos, pero lo consigue por un récord de dudoso gusto: ser el primer espacio veraniego retirado poco después del comienzo de la estación que debía rellenar. En esta revista ya hablamos de su cutrez, así que no nos extenderemos más. Pero las reacciones a su puesta en escena han sido tan bestias, casi equiparables a las de Uruguay con la sanción a Luis Suárez, que TVE ha tenido que meter mano incluso cuando muchos programas ya habían sido grabados.

Que la gente raje en las redes sociales y denuncie su “dudoso valor” para una televisión pública se puede asumir. Que los partidos políticos de la oposición hagan lo mismo, ídem. Pero que el propio presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique, diga en una comisión parlamentaria que “no ha cubierto las expectativas” es un golpe duro. El otro se lo dio el público. Tras quedarse patidifuso con el extraño estreno, el 6,5% de share del 23 de junio supuso la puntilla.

fracasos2

4. Generación Rock (La 1)

Un claro ejemplo de por qué a TVE le va mal cuando funciona a remolque de las privadas. En este caso, quiso aprovechar el tirón de ‘La Voz’ y se hizo con uno de sus coaches, el asturiano Melendi, para presentar un formato comprado a la televisión catalana. La idea del ‘Casal Rock’ era bien curiosa: montar un grupo de rockeros con septuagenarios. Es decir, unos Rolling Stone a la española pero sin drogas de por medio y con más educación.

Muchas veces se han visto fracasos al adoptar un formato autonómico a nivel nacional por la creencia de que el resultado será el mismo. Pero no todo el mundo reacciona igual y aquí les dejó de lado. Muchas veces se hacía pesado, le faltaba ritmo y pecaba de sensiblería. Y así funcionó: después de un estreno pasable (10,6%, 2.035.000 espectadores) perdió la mitad de espectadores en solo dos semanas. A partir de ahí, cuesta abajo y sin frenos. El último programa apenas rascó un 4,7% de share. Ver ‘Quién quiere casarse con mi madre’ a la misma hora era bastante más divertido.

fracasos3

3. Bienvenidos al Lolita (Antena 3)

Lo bueno de Antena 3 es que, si la comparas con su directa competencia, se atreve a probar nuevos estrenos. Y lo malo es que casi todos están cortados por el mismo patrón. ‘Bienvenidos al Lolita’ fue un ejemplo que le salió rana, no precisamente barato. Globomedia es especialista en ficción nacional y pensó que podría colar la misma fórmula argumental (amores no correspondidos) con un envoltorio diferente (un cabaré). No lo consiguió.

A pesar de que el elenco de actores era solvente, cuando un guion es malo no hay nada que hacer. En su favor cabe decir que eso no fue lo que la mató, pues series españolas de mierda hay como para detener un tren en marcha. La razón de su descalabro fue el estreno de ‘El Príncipe’ en Telecinco, todo un fenómeno de masas. Antena 3 decidió no renovar cuando vio la trayectoria descendente y ‘Lolita’ terminó de forma brusca: una boda y el funeral de un secundario que pocos recordarán.

fracasos4

2. Fiesta suprema (La 2)

Pegársela en La 2 es difícil, pero alguien consiguió durante meses sacar menos de un punto porcentual de share sin que le tosieran. ‘Fiesta suprema’ salió en noviembre de la factoría de Sant Cugat del Vallès con una idea clara: mezclar TV e internet (Youtubers, en concreto) para ti, joven que exiges calidad pero luego te compras el libro del Rubius. El trío para presentarlo estaba compuesto por Loulogio, Bolli y Outconsumer (Roc), de los cuales sólo el primero tenía experiencia previa en la tele. Y tampoco es que TVE se molestase en formar al equipo. ¿Qué podía salir mal así? Todo.

Tener un porrón de seguidores en internet no te garantiza que te vean en otro medio, ni mucho menos rellenar treinta minutos diarios. La concepción del espacio fue catastrófica; muchas veces daba la sensación de no saber qué hacer, como si les faltasen tablas y una idea clara. Por cada sketch bueno había 10 infumables. TVE mostró mucha paciencia porque Media Markt lo patrocinaba, hasta que se dieron cuenta que no merecía la pena mantener la respiración asistida a un cadáver. El 2 de marzo se emitió la última edición. Solo la vieron 89.000 personas (0,6%).

fracasos5

1. Dreamland (Cuatro)

El fracaso con mayúsculas, tanto por expectativas como por todo el dinero invertido. Cuatro compró a ciegas la idea de una serie juvenil, parecida a ‘Un paso adelante’, de la que esperaban sacar provecho comercial y recuperar a un público perdido tras la llegada de Mediaset. Lo mismo deseaba su productor, Frank Ariza, quien dirigió con mano de hierro el proyecto, lo guionizó él solito e incluso implicó en la preparación, durante más de un año, a muchos actores desconocidos.

Tras varios retrasos, se estrenó finalmente el viernes por la noche. Solo duró dos semanas en prime time; el público quedó espantado con la mezcla de actuaciones sin sentido, mal hilvanadas con invitados especiales y un argumento lleno de clichés. Ante la poca gracia que tenía ver a tíos descamisados porque sí o a señoras fingiendo un acento francés terrible, Cuatro lo trasladó a la madrugada del jueves. Y ahí terminó de hundirse. En ningún momento superó el millón de espectadores.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.