¿Más machismo en televisión? Así, no

Lo lamento por Laura Gadea, pero me parece que en mi nueva reflexión ella va a ser el centro de atención. Antes de empezar, simplemente me gustaría recalcar que esta reflexión no apunta a ella directamente, si bien ha sido el motor que ha propulsado al texto. También recalco que aquí en ningún momento se sugiere que su capacidad intelectual no sea la adecuada o alta. Ella va a ser como ese pobre inocente que se halla en medio de una batalla campal.

Se ha contado mucho sobre la televisión. Demasiado, diría yo. Por lo que, seguramente, esto que viene aquí no será nada nuevo. (De hecho, viene bastante a colación de hashtags ya propulsados en el pasado o de artículos de opinión). He visto mucho y más, y obviamente uno no puede más que enfurecerse ante las irresponsabilidades de la televisión o su descaro hacia unas preferencias que luego marcan en el telespectador. Uno piensa «Qué injusticia» y cambia de canal o, directamente, apaga el televisor. Mas en este caso es algo que me pone de los nervios.

Veréis, yo siempre he sido muy fiel a una frase que un día enunció un profesor de castellano en el instituto. Dijo textualmente: «El futuro es mujer». Y lo creo y no albergo ni la más mínima duda de que terminará siendo así a la larga. Sin embargo, la contratación de Laura Gadea por el programa ‘El chiringuito de Jugones’ ha creado en mí una reacción imparable. Me ha ofendido. Sí, me ha ofendido. La he visto y he pensado: «Si el futuro es mujer, hay algo en ella o en el programa que no ayuda a pensar en un buen futuro de la mujer, aún». Ya, ya sabemos que aún vivimos en un mundo machista y que algo así no se va de la noche a la mañana, pero creía que habíamos evolucionado. Escucho al periodista Josep Pedrerol hablar de la libertad de la democracia y casi me la creo. Casi.

Todo empezó con el montaje en directo para que la encargada de leer los mensajes de los telespectadores, es decir, Irene Junquera, pasara al cargo de tertuliana. Y digo montaje porque prácticamente nadie se cree que todo sea espontáneo. Si no, ¿qué sentido tendría que, a veces, nadie en la sala conozca algún fichaje del Real Madrid, ni siquiera el director, a excepción de uno de los tertulianos, y que justo cuando éste lo pronuncie estén emitiendo imágenes del jugador? La cuestión es que necesitaban a una nueva Voz del pueblo. Y salió escogida Laura Gadea, una periodista que ya aparecía en programas sobre juegos de casino.

¿El problema? Su físico y cómo se está desarrollando su paso por el programa. La chica está espectacular. Indiscutible. Y se exhibe. Se muestra. Las piernas o el escote. El casting, que se prometió abierto a todo el mundo, tenía una tapadera. Como bien apuntaba la periodista Mónica Planas en el periódico Mundo Deportivo, de los últimos 20 aspirantes al puesto, sólo uno era hombre. ¡Normal! ¡Es un programa de fútbol, supuestamente para hombres! Desde el principio sabían que iba a ser una mujer y desde el principio sabían que iba a ser una mujer explosiva. Al programa hay que darle una audiencia. Ahí tenían el morbazo. Luego negarán cualquier cosa, pero el casting nunca lo enseñarán de puertas para adentro, es decir, todas las decisiones adoptadas para la elección final. Pero la gente no es tonta.

De hecho, los días siguientes se acusó al programa de machista. Que, sin verlo entero, sólo con trocitos como de media hora alguna que otra vez, uno es incapaz de negarlo. Vi con mis propios ojos a Paco Buyo diciendo que una mujer realmente no entendía de fútbol de primera categoría al no haberla jugado o al no haber estado en un «vestuario de hombres».

En las últimas décadas se está reivindicando que la mujer tiene la capacidad suficiente como para dirigir una empresa, un país o jugar al fútbol. Hasta la saciedad he oído muchas veces hablar de la inteligencia como contraposición al físico. Obviamente, no pasa nada por exhibirse, que oye, si uno está orgulloso de su cuerpo, pues habrá que aprovecharlo, pero eso tiene una consecuencia negativa. Que es que toda esa lucha por la igualdad se pierde. Y va Laura Gadea y se exhibe. No sólo delante de España y del mundo a través de un plató de televisión, sino también en su cuenta personal de Instagram, donde a uno no se le puede escapar la sensación de ver a una diosa o algo así. O de creerse una diosa. ¿De qué sirve toda esa reivindicación si luego una imagen así provoca un retroceso?

Luego, a propósito de cómo se ha ido desarrollando en el programa, no se la ha visto con mucha personalidad o chispa. De hecho, disimuladamente, uno percibe cómo el director, Josep Pedrerol, se burla un poco de ella. No con mucha saña o voluntariamente, pero sí de una forma que a ella no la deja en buen lugar. En una ocasión, por ejemplo, Pedrerol presentaba el programa y, antes de que entrasen al plató los tertulianos, le preguntaba a ella que qué le parecían los tertulianos de ese día. Ella, con su voz de siempre —muy bajita, tímida, trémula, como si no supiera qué decir—, le contestó que sí. Entonces él dijo «¿Qué pasa? ¿Qué no te gustaron los tertulianos de ayer?», y rió muy fuerte, tan fuerte que me recordó a los mafiosos gordos de las películas que están sentados en una mesa y comiendo espaguetis. Y ella, ostensiblemente incómoda, sacó una risita nerviosa sin saber qué decir. ¿Entendéis lo que quiero decir? Si no me creéis, mirad este vídeo, que titulan ‘El tremendo enfado de Laura Gadea con Pipi Estrada’. Si esto es un enfado, entonces podemos decir que la situación política en España va por buen camino.

Soy un hombre, y creo que el futuro es mujer. Mas, mientras la televisión siga comiendo multitud de horas a la sociedad en general, no podemos permitir que la progresión se estanque, aunque sea involuntariamente.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

1 Comentario

  1. Al principio dices que Laura es inteligente. Pero eso es mentira, ya lleva un tiempo y no sabe hablar, y si Josep le dice algo que no está en el guion, le rompe todos los esquemas, y no sabe contestar. Así que no sea inteligente refuerza tu opnión, que la eligieron porque está buena y enseña cacho.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.