El sol huele en el Cabo de Gata

La luz de Cabo de Gata a primera hora es tan clara como el mediodía de cualquier sitio.

Exprimes unas naranjas, preparas unas tostas de tomate recién rallado, haces café.

La chica de la habitación desperezándose.

Un porro. Unos besos. Música para empezar el día.

Bossa Nova. João Gilberto.

Desayunas mirando el mar, respirándolo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Recorres la AL-4200 que te lleva desde San José a Las Negras. A 60, 70 como mucho. Ventanilla bajada. El aire entra en el coche. El aire te entra en la vida. Te renueva.

A veces parece que el sol tiene olor.

La carretera es sinuosa, el paisaje abrupto.

Mucho cielo. Mucho mar.

Y pitas, palmeras, chumberas, y más pitas.

20 años viniendo, 20 años sin querer irme.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
Artículo anteriorLas uñas de los pies
Artículo siguienteDespertar
Avatar
Madrid. 1975. Me deformé en colegios e institutos públicos. Castizo de varias generaciones, callejero, noctámbulo, fotógrafo y escritor autodidacta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.