Vigilante (Nocturno -fragmento-)

vigilante

Bajo el palio de tu puerto
te presiento y tiemblo -niño-.
Y degusto desde aquí la garza dulce,
el murmullo inconfundible de tu queja.

Es noviembre y busco luna
que aconseje, sabia y tibia,
al hombre que se sabe herido.
Los vaivenes de la seda me confunden
en el alba de un invierno muy pequeño.
Mas sediento estoy de todo,
acalorado.
Y me consiento. Y te pienso
y te repienso. Y respiro.

Artículo anterior«La sinceridad no tiene nada que hacer en el arte»
Artículo siguienteMy generation
Granadino nacido circunstancialmente en Melilla y actualmente residente en la provincia de Cádiz, soy filólogo por la Universidad de Granada y profesor de Enseñanza Secundaria y Bachillerato. Me dedico a la escritura, en todas sus expresiones y formas (particularmente poesía y relato, que son los lugares donde me encuentro más cómodo) desde la infancia, hace unas cuatro décadas. Aun así, nunca he deseado publicar nada hasta hace menos de un par de años (voy sin prisas a lo largo del camino y me prodigo muy poco de cara al público lector, pero esto, esta extraña "timidez-introversión", está siendo corregido...).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.