Una vez o dos al año

quedan muchos otros tipos
de estereotipos por repeler
además de los asignados
a bellezas corporales,
enfermedades mentales,
nacionalismo grupal,
consumidores de drogas,
pinchadiscos,
pipiolas a la defensiva,
pueblerinos en paro,
criaturas bestiales,
criaturas celestiales,
formas de currar, de viajar,
matar o suicidarse;
casi tantos como modelos,
esquizofrénicos, fascistas,
farloperos, hedonistas,
sobradas, titulados, culturistas,
amantes, currantes, mochileros,
carniceros y yihadistas
necesitados una vez o dos al año
de un bonito poema
(estereotipado)
(dedicado si puede ser)
recordándoles que
sólo ser como les dé la gana ser
los liberará.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
Artículo anteriorDavid Trueba lo ha vuelto a hacer en ‘Tierra de campos’
Artículo siguiente[¡Clic! En 140] La madre que nos parió
Electricista diariamente. Con cierta chispa y tensión restante escritor resultante (poemas, relatos). Autor de los poemarios autoeditados 'Alquilé mi vejiga al insomnio' (2011), 'Otr@s y poco más' (2011), 'Contra los cuerdos' (2012), '¡Estraga!' (2013), 'Color cogido' (2014), 'Nada sonado' (2014), 'Sed a tiempo' (2014), 'Cierto verdor' (2015), 'Lo normal sale sangrante' (2016); así como del libro de relatos 'Por donde van otros tiros' (2015).

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.