Trino

Trino
Ilustración: Miryam Porras ©

Rozas el frío, pero también otras sensaciones térmicas,
cuando apagas el trino de tus ojos.

El bosque te tragó y pasaste unos meses en el hueco de una higuera.
Yo le pedía a los pájaros que te abrieran los labios descarnados.

Hubo un incendio y te negaste a salir, e indemne hoy todavía no lo entiendo.
Ya llevas la muerte marcada en tus encías retraídas, yo llevo una vela encendida
quemándome los pies desnudos.

La cera a gotitas, para no dormirnos, para no perdernos.

El trino, equivalente a cociente periódico
y que era más una red para peces
que un imán, sigue intentándolo.
Revertir la infinidad.

Atravesamos las pesadillas montados en la urraca de Flip y por la mañana
el rey Morfeo pasaba un trapo inmediatamente, sin que yo me diera cuenta.

Una corona de flores (¿augurio de muerte?) se propagó por la casa
y las ventanas
empezaron a encontrarse siempre abiertas.
¿Quién traduciría mis sueños?
Frugal, pero los sueños como vorágines en ocho.
Si la noche es tan real como el día, ¿quién se atreverá a acompañarnos?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.