No sabía

Rebautizaba las cosas a su gusto.
Ponía nombres según sus antojos, esto quizás, debido a su incapacidad de ver la
realidad tal y como era.

Al odio le decía confusión, a la mentira versión, a la distancia espera y a la felicidad

Tal y como quería, lo hacía.

Pero del amor nunca hablaba. Nunca. Ni siquiera consigo misma.
Sabía que contra eso no podría.

¡Sabía cuánto no sabía!

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
Artículo anteriorMenos mal que vino el Rey para olvidarnos de España
Artículo siguienteEl antihéroe provocador
Carolina, la que a la luna llena es Penélope y a la luz del sol Raquel. Carolina, quien un día despertó y se dio cuenta que tenia tanto de Sofía como de Margoth. Y al final de cuentas, en el espejo no veía mas que a una Madamme Bovary. La que se enamoró de todos los colores y aprendió a dibujar en el aire. Carolina, la que ha sido nombrada "Miss inoportuna" en varias ocasiones y sin embargo, aún es capaz de apostarlo todo. Carolina, la periodista que tiene un bolígrafo rosa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.