Sabes qué pasa

sabes qué pasa

a los comentadores del mal tiempo,
a los madrugadores sin enhorabuena,
a los hogareños bajo control:
una condición les vale
como clave que falla:
soltarse-soportarse con tal de salvarse
de otro frente dándoles peso.

a los primores emparejados,
al hereje señalado,
al sobornador amistoso,
al del cataplín por rascar:
¿por dónde se les escapa
la realización sin parangón?

sí sabes qué pasa:
un resumen mejor vendido se acerca,
gente pendiendo de hilachos también,
y lo peor de haberse preparado para ello
es hambre conllevando muerte
conllevando inapetencia legal,
con rompedores de bolsillos
subiéndose por donde te dejaste llevar.

Artículo anteriorLa pobreza energética no es una anécdota invernal
Artículo siguiente‘Crónicas del Amacrana’, el límite es nuestra imaginación
Electricista diariamente. Con cierta chispa y tensión restante escritor resultante (poemas, relatos). Autor de los poemarios autoeditados 'Alquilé mi vejiga al insomnio' (2011), 'Otr@s y poco más' (2011), 'Contra los cuerdos' (2012), '¡Estraga!' (2013), 'Color cogido' (2014), 'Nada sonado' (2014), 'Sed a tiempo' (2014), 'Cierto verdor' (2015), 'Lo normal sale sangrante' (2016); así como del libro de relatos 'Por donde van otros tiros' (2015).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here