Primorosos comemierdas

allá va,
esencialmente saturada, mareada,
otra fugaz panda
de primorosos comemierdas,
relacionando
bibliotecas con aburrimiento,
contacto con distancia,
rebelión con antepasados.

va pero no se mueve por sí misma,
más bien rastrea tufillos
de ocios que despersonalizan,
de amanerarse como credencial,
de la prevención del desengaño.

abreviadora por costumbre,
la panda muge de cara a la galería,
conduce sin manos hacia el perecer;
acabará concluyendo en pocos años
que 3 dimensiones
es para tercermundistas.

ellos, primorosísimos,
ejercitan los rabillos de sus ojos
ante la llegada de nuevas ayudas
para enfermar antes del todo.

algo tal vez ya les ha sugerido
que la muerte detrás
de una sumisa velocidad
no va de farol,
no está guapa-guapa y
chirría de puta madre
le cedan o no el paso.

oh, especiales comemierdas, oh:
gran puta muerte
nunca falta de pretendientes:
¿qué puede dar mejor que ventaja
para merecer un adiós dignamente?

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
Artículo anteriorEl cine… mejor que rime: ‘Impacto’
Artículo siguienteLas zapatillas de Steve Zissou y otras joyas de la tienda de Wes Anderson
Electricista diariamente. Con cierta chispa y tensión restante escritor resultante (poemas, relatos). Autor de los poemarios autoeditados 'Alquilé mi vejiga al insomnio' (2011), 'Otr@s y poco más' (2011), 'Contra los cuerdos' (2012), '¡Estraga!' (2013), 'Color cogido' (2014), 'Nada sonado' (2014), 'Sed a tiempo' (2014), 'Cierto verdor' (2015), 'Lo normal sale sangrante' (2016); así como del libro de relatos 'Por donde van otros tiros' (2015).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.