Otra vez

Me quedo encerrada entre la lluvia y la culpa,
donde nadie me ve gritar.

Lloro encima de la muerte y no hay nadie para contárselo.

Nadie quiere oír que siento sus huesos en los míos,
que me empuño las muñecas hasta hacerme daño
para que te vayas
de una puta vez.

Nadie son todos, la muerte la nada.

Se fueron, como las manos que arrancan las raíces
de un abeto
cuando llega diciembre
y juego a ser normal.

Otra vez.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.