Mujer divina

Viste de seda en las noches,
se acuesta sin ningunos reproches,
es feliz con su existencia misteriosa,
no cabe duda, ella es una dulce diosa. Y entre sueños y fantasías ocultas, ella nunca hace preguntas, sólo disfruta la vida como obsequio, y apunta alto hacia el cielo.

Deambula en el laberinto de amor,
sólo ahí ella siente dolor,
desconoce su rumbo amoroso,
no permite un riesgo desventajoso.
Y ella regala su corazón,
al hombre con más discreción,
para fundir su alma sediciosa,
con su esencia risueña. Su suave fragancia hipnotiza,
con su hermosura hechiza, enamora con su belleza interior,
por eso acuden a ella siempre con fervor.

Ella invoca la positividad,
emana la tranquilidad,
siempre irradia melosidad,
porque ella es pura sensibilidad.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
Artículo anteriorLos vídeos porno en 360 grados llegan al móvil
Artículo siguienteDiez canciones para Nueva York
Avatar
Vivo en éxtasis, en plena fascinación, en delirio y encantamiento, disfruto la magia de la vida con todas sus maravillas. El estado de mi corazón late en arco iris. Mi alma siempre está de carnaval y mi mente se divierte en la creación de versos bellos. Yo soy fan de la vida, puesto que en mi reino rige la serenidad y yo soy directora de mi propia orquesta "el silencio". Viajo por la autopista cósmica a mi antojo, para divulgar en público mi alegría. Vivo anclada al presente y doy gracias por poder presenciar la belleza de divinidad absoluta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.