La jugada de la Permanentadora de Pestañas

Ella ha transmutado tu mirada,
tiñéndola de lanzas negras que me inhiben,
me ahuyentan en bríos y sospechas de lo ajeno.

Tu belleza es ahora peligrosa,
y el otrora
dulce sudor de tus ojos
se ha escondido en un frío armazón
de brillos torpes e impropios.

Ahora te amo como a una mancha, como a una foto. No te amo.

Sin embargo ella
—la diestra Permanentadora de Pestañas—
te ha embarcado en su juego de lustros,
manipulándote como a una gacela…
¡y yo he sido arrebatado por su guiño!

Este poema pertenece al libro inédito ‘Arrebatos del Epígrafo’.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.