Homo Homini Lupus

La poesía es un arma cargada de futuro

-Gabriel Celaya-

Confundimos la poesía con los poetas.
Y así nos fue.
Algún día
al echar la vista atrás
comprobaremos
que nos pasamos la vida
combatiendo en muchas guerras
y que ninguna de ellas
tuvo la menor relevancia,
que ninguno de nosotros
pasó a la historia
y que sólo fuimos
motas de polvo
con algunas letras plasmadas en un papel.

Nos creímos mejores que otros,
especiales,
con más mensaje
con versos más potentes
pensando que colonizaríamos
cualquier planeta
y que el público nos debía algo,
subiendo fotos a las redes
y enfadándonos si nos difundían
sin mención.

Confundimos la aprobación
con los me gusta
la admiración
con la adulación
la fama con el éxito
caímos en el juego
de la crítica destructiva
a todo aquel que pensábamos
podía escribir
algún día
mejor que nosotros.

Nos vendimos
al mejor postor
y nos importó una mierda el ébola
Siria y los refugiados
y creímos que nuestro corazón roto
era la única catástrofe mundial
que merecía ser portada.

Hicimos mapamundis
de nuestro microcosmos
“ve aquí”
“aquí no vayas”
e incluso elaboramos
nuestra propia lista de famosos
a los que merecía la pena
lamer el culo
si querías llegar alto.
Nos dedicamos a combatir
y compartimos muy poco
dinamitando el arte
desde dentro,
nosotros que tanto decíamos amarlo
nos convertimos en lobos
con piel de cordero
que creíamos que los lobos
eran los demás
y que mordías o te mordían
y nadie podía salir ileso
de esa batalla.

Pero nada de esto era verdad:
La poesía seguiría existiendo
con o sin nosotros
y no fuimos capaces de verlo
no fuimos capaces de disfrutarla
no estuvimos a la altura.
¿Con qué cara vamos a contarles
a nuestros hijos que un día
nos creímos poetas?
Si no aportamos
nada
si no hicimos
nada
si no fuimos capaces
de usar
la única arma que teníamos
y destrozamos con ello
nuestro futuro.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
Artículo anteriorBill Murray es lo más vital
Artículo siguiente[Tragos amargos] Las puertas de la percepción
Nací en Madrid un día que nevaba de hace veintitantos años, supongo que por eso prefiero el frío al calor. Escribo desde que tengo uso de razón como fórmula magistral para vencer la tristeza. Sigo buscando mi sitio aunque aspirar al caos es mi mayor reto, podría decirse que lo moldeo y trabajo cada día. La editorial Argonautas ha publicado mi primer poemario: 'Pasaporte'.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.