Gran parte de sus corazones

un repentino frescor
atípico de junio
invade
los nervios y
la pasividad
de rudolph fumando
en el asiento
de copiloto
del fiesta
de andrea.

andrea ansiaba
un respiro
sin pelmas de barra
y se lo toma.
su faz y
su canalillo
no suelen atraer
a muchos mirones guapos
según su selecto gusto.

se ven por tercera vez.
se desahogan donde pueden y
se ilusionan partiendo de ello.
sin plan mejor
las prisas por follar arrasan.

al notar el frescor
ella susurra mirando al frente
«joder con la rasca»
y él sube las ventanillas.

dicho eso
ella toma la iniciativa
desabrochándole la bragueta
tras
brutos
morreos y
magreos.

él ensaliva
su cuello perfumado,
una divina teta
y luego la otra.
él está en paro
y no es un volcán
como amante
pero 22 años y
centímetros de polla
le ayudan. andrea
se hace una coleta
antes de producirse
arcadas
mamando
profundamente,
progresivamente.
a los 10 minutos
degusta su semen
escuchándolo gritar,
notando vibraciones
uniéndolos
con 4 dedos dentro
de su coño curtido.

rudolph se la guarda
y andrea, incorporándose
y echando la luz interior
le pregunta: «¿hay algo
por la cara o el pelo?»
él responde sonriendo
que no. ella dice:
«no sonrías, cerdo.
allí hay
más ojos y luces
de los que te crees.»
ella añade
que estaba amargo y
que les queda tiempo.
él le pregunta: «contéstame
a esto: ¿a dónde se ha ido
vuestro más allá?»
andrea analiza
su aspecto general moviendo
el retrovisor interior
y le contesta:
«¿de qué más allá nuestro hablas?
a mí eso me suena a muerte.»
«pues vosotras lo decíais.
solíais decirlo mucho antes.»
«¿nosotras? ¿nosotras quiénes?
¿antes? ¿antes cuándo?
¿a ti qué te pasa, tío?
¿te la como toda y
te pones a hablar en clave?»
«me refiero a eso de
ver o ir más allá, tía.»

andrea se quita
del todo el tanguita y dice:
«todavía no creo en espíritus…
pero te dije
que nos queda tiempo, ¿no?»

rudolph responde «sí»
volviendo a sacársela
ya lista otra vez.
ella le acerca
las tetas a la boca
poniéndose encima,
apagando antes la luz,
metiéndosela toda
de golpe fácilmente.
a los 10 minutos
él dice «salte que sale» y
ella levanta el culo diciendo
«no, joder, no.»

sentándose otra vez
en el asiento de conductora
ella dice tras arreglarse
«ahora he de volver»
y él dice «vale.»

antes de despedirse
él enciende la radio
y una canción de Morrissey
(Everyday Is Like Sunday)
suena entrecortada.
ella pregunta
«¿qué coño es esto?» y
él, antes de decir «n’ idea»
cambia de emisora
a media canción.

segundos después
ella apaga la radio
y ambos se van
por separado
a consumir toda esa noche.

el repentino frescor
dará paso
a duro frío fuera
y dentro del bar
donde andrea sirve tragos.
un frío que durará
más que toda esa noche
en gran parte
de sus corazones.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
Artículo anteriorEl cine… mejor que rime: ‘Gravity’
Artículo siguienteUn ‘community manager’ llamado Soshee
Electricista diariamente. Con cierta chispa y tensión restante escritor resultante (poemas, relatos). Autor de los poemarios autoeditados 'Alquilé mi vejiga al insomnio' (2011), 'Otr@s y poco más' (2011), 'Contra los cuerdos' (2012), '¡Estraga!' (2013), 'Color cogido' (2014), 'Nada sonado' (2014), 'Sed a tiempo' (2014), 'Cierto verdor' (2015), 'Lo normal sale sangrante' (2016); así como del libro de relatos 'Por donde van otros tiros' (2015).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.