El dulce placer de la inspiración

A los y las profesionales que nos recrean este mundo incierto con belleza, ironía y realidad.

Las cortinas silban un viento que acaricia su nuca. Y sin pensarlo, así, como de costumbre, balancea y deja caer su cabello negro sobre unos hombros desnudos, expuestos al calor de un verano prematuro.

Se sienta ante su máquina de escribir, mezcla de pragmatismo y añoranza, intentando parir palabras que nacen  de un insomnio itinerante, placentero y arriesgado a la vez.

Mañana le espera un largo día de entrevistas y montajes. Pero no lo puede evitar, por más que se prometa cada mañana que esa misma noche se rendirá a Morfeo sin condiciones.

Simplemente no lo puede evitar, está en su naturaleza, en sus entrañas, en su piel… Y cada noche su mente sonámbula da rienda suelta a toda la ternura, el descaro, la sencillez y las ganas de cagarse en dios y en todos los santos del cielo, cada vez que recuerda las miserias y las grandezas de las caras que ese día se han cruzado por su vida.

Todas las palabras hechas carne en un folio reciclado y con tachones, mezcla de tinta y sudor. Ese olor tan familiar e intenso que le vuelve los sesos del revés.

Sus dedos moldean sonidos que martillean los sueños ajenos y amenazan con llamar a la policía. Son las tres de la mañana, no son horas.

No es un capricho, no es una patología de la mente o el sueño. Simplemente no lo puede evitar… No se puede dormir hasta que no vomita todas y cada una de sus criaturas, desde la más pequeña hasta la mayor… Pasando por la justicia, el amor, la vergüenza ajena, los derechos humanos, la violencia machista o la libertad. Todo cabe entre sus dedos.

Pero esta noche, no hay lugar para alabanzas y reproches ajenos. Esta noche, comienza su solemne ritual desnudando su alma, hablándole a su propio ego.

“Cuando despierte, ya te habrás ido. Ya habrás vestido tu alma de una coraza invisible y espesa, para que no pueda pasar el sol entre tus costillas, sin permitirte siquiera sentir su calor y su justicia»…

Ya puede dormir tranquila, ya se ha fumado sus nervios. Sabiendo que cada noche volverá a romper la promesa que se hace al oír el sonido del despertador.

Porque sabe que no tiene remedio. Sabe que está condenada al dulce placer de la inspiración.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.