Demasiado por tragar tranquilamente

se les esperaba,
se les requería y aparecieron
de azul fuerte sucio vestidos,
«mantenimiento, hola» dijeron y dejaron
la puerta como estaba
plantándose entre cama y cama
de la 510 a media tarde.

rondaría la veintena
el chavalote allí echado,
posponiendo abrazotes
con una muerte
ya en gran parte en él,
con él echada,
a medio durísimo pulso
con una vidilla casi de piedra.
su madre sin dramatismo les dijo
que le costaba pulsar
el timbre de llamada,
tipo perilla,
lo cual le extrañaba
poco antes viendo, en la UCI,
que salía del paso con uno igual.

movía esforzándose el pulgar
con el pulsador débilmente
sujeto con los dedos restantes.
una, 2, 5 veces
sin éxito lo intentó.
movía además la cabeza, los ojos,
la lengua, poco más.

volvieron al taller,
los electricistas,
decidiendo conectar
el timbre para tetrapléjicos,
el cual pudo usar con la lengua.

él y su madre lo agradecieron
y a la tierra siguió quedándole
mucho, demasiado por tragar
tranquilamente.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.