Cuando a tu lado descanso

Cuando a tu lado descanso

Cuando a tu lado descanso,
todo sueño que yo invoco me devuelve,
paradójico, de golpe, hasta la tierra:
esa suave realidad embrutecida.

Tú los altos caños son,
espigas de sol y hierba,
pinar y álamo frondoso;
el cielo, que siempre es azul,
y sus nubes (que eran lodos
y por ti algodón hoy siembran).

Mas despierto en la mañana y todo vierte
la más cruda realidad:
mi temprana soledad
y esta tu segura ausencia.

Artículo anteriorUn paso más. Una huella más
Artículo siguienteMirar es gratis 84: Los del capital
Granadino nacido circunstancialmente en Melilla y actualmente residente en la provincia de Cádiz, soy filólogo por la Universidad de Granada y profesor de Enseñanza Secundaria y Bachillerato. Me dedico a la escritura, en todas sus expresiones y formas (particularmente poesía y relato, que son los lugares donde me encuentro más cómodo) desde la infancia, hace unas cuatro décadas. Aun así, nunca he deseado publicar nada hasta hace menos de un par de años (voy sin prisas a lo largo del camino y me prodigo muy poco de cara al público lector, pero esto, esta extraña "timidez-introversión", está siendo corregido...).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here