¿Besos en su culo?

Huxley,
¿cuánto lo viste venir?
imagino que muchísimo,
detenidamente:
cuando apenas queden
infelices reconocidos
la lucha principal será
sobre todo contra ellos
por parte de felices huidizos.

y todos, huidizos y reconocidos,
antes de reventarse, piden opinión
a la naturalidad y a la normalidad
para dormir sin remordimientos;
y ellas,
ocupadas negociando sus posiciones,
hablan,
primero la normalidad:

«reconocedla, es naturalidad:
la que vende gustar en todas partes
sustentando salvajismo.»

y después la naturalidad:

«reconocedla, es normalidad:
aburre por gusto
y pronto sale sangrante.»

y la felicidad, grandioso Aldous,
sin atreverse a meterse
por medio así como así
con sus consignas clásicas,
consentirá que le besen el culo
a veces un poquito,
¿es así, Aldous?

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
Artículo anteriorEl cine… mejor que rime: ‘El asesino del taladro’
Artículo siguienteLa estación fantasma de Chamberí, un recuerdo adolescente
Electricista diariamente. Con cierta chispa y tensión restante escritor resultante (poemas, relatos). Autor de los poemarios autoeditados 'Alquilé mi vejiga al insomnio' (2011), 'Otr@s y poco más' (2011), 'Contra los cuerdos' (2012), '¡Estraga!' (2013), 'Color cogido' (2014), 'Nada sonado' (2014), 'Sed a tiempo' (2014), 'Cierto verdor' (2015), 'Lo normal sale sangrante' (2016); así como del libro de relatos 'Por donde van otros tiros' (2015).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.