Añoranza

Añoranza

Asomada al recuerdo
emerge
tu
figura soberbia
autoritaria
desprotegida
En aridez
sembraste
diminutas semillas
La muñeca impávida
detecta
cómo llega la muerte
Despido
en cuanto salpica
un hálito de destellos.

Artículo anterior«Todos los personajes tienen algo de uno mismo por mínimo que sea»
Artículo siguienteStar Wars y el agotamiento
Ana Romano nació en la capital de la provincia de Córdoba, Argentina, en 1944 y reside desde su infancia en la ciudad de Buenos Aires. Además de obtener algunos premios y menciones e integrar antologías, desde hace cuatro años se difunde su quehacer literario en revistas de soporte papel y en numerosos blogs y revistas electrónicas. Es profesora de francés y ha traducido a dicho idioma poemas de escritores argentinos. A través del sello Vela al Viento se publicó en 2010 su primer poemario: 'De los insolentes fantasmas'.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here