Amante añoso

'Amante añoso', de Alejandro Cabrera Coronas

Mi cuerpo ya no es aquel nido
de aromas aristocráticos,
ni magnolio encerrado en su celo
o naranjo en espera de su flor.

Mi cuerpo es un canoso vertedero
de orquídeas y de cactus en pretérito
que te deslumbra en la noche
ignorando tu razón.

Mi cuerpo es un sueño dormido
de dos paces y silencios adornado,
y una rosa que se agita en su letargo.
Mas todavía,
piel amiga,
te rememora y te quiebra
y te desnuda, y te anhela.

Artículo anteriorAsí suena y se ve lo nuevo de Ruido Paraíso
Artículo siguienteSobre el aborto: El eterno retorno del Partido Popular a otros tiempos más oscuros
Granadino nacido circunstancialmente en Melilla y actualmente residente en la provincia de Cádiz, soy filólogo por la Universidad de Granada y profesor de Enseñanza Secundaria y Bachillerato. Me dedico a la escritura, en todas sus expresiones y formas (particularmente poesía y relato, que son los lugares donde me encuentro más cómodo) desde la infancia, hace unas cuatro décadas. Aun así, nunca he deseado publicar nada hasta hace menos de un par de años (voy sin prisas a lo largo del camino y me prodigo muy poco de cara al público lector, pero esto, esta extraña "timidez-introversión", está siendo corregido...).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.