«Se intentó evitar por todos los medios que en Idomeni hubiera ojos y oídos que pudiesen captar qué estaba ocurriendo allí»

miradas_frontera_ppal

Más de 16.000 personas, según los voluntarios, llegaron a vivir en el campo de Idomeni, sin duda, el símbolo político de la que está siendo la mayor crisis de refugiados desde la II Guerra Mundial. Un pequeño pueblo, con tan solo unas pocas casas y una estación de tren, clave para los transportes entre Grecia y Macedonia, que se convirtió en unos meses en el hogar de miles de familias huyendo de la guerra. Una semana antes del desalojo, tres periodistas se desplazaron hasta las puertas de Europa para conocer qué estaba ocurriendo en Idomeni. Rubén Omar Mendoza, Elena de Ondarza y Víctor de Cea se lanzaron a esta aventura como reporteros, completamente independientes, para pisar el terreno y tener un contacto directo con el drama humanitario que encara Europa.

Sus voces sirvieron entonces para contar en directo lo que ocurría en la frontera en el programa de radio ‘Jarra y Siete’. Ahora presentan ‘Miradas en la Frontera‘, un reportaje-documental donde las miradas del campo reflexionan sobre sus historias y sobre la crisis que ha desbordado a un continente que enarbola la bandera de los Derechos Humanos, pero que no ha sido capaz de encarar el problema mirando a los ojos de cada una de las personas que ha llegado a Europa para vivir en un mundo sin bombas y sin guerras.

Miradas en la frontera

Lo primero que llama la atención cuando una se adentra a curiosear en este fantástico, y necesario, proyecto es vuestra juventud. Hacéis que me reconcilie un poco con el mundo…

Rubén: ¡Muchas gracias! Es cierto que este tipo de proyectos se tienen más asimilados a gente con una gran trayectoria por las complicaciones que pueden llevar a cabo, pero la verdad es que con mucho trabajo y teniendo muy claro qué estábamos buscando nos lanzamos a ello sin dudar mucho.

Contadme quiénes sois y cómo surgió ‘Miradas en la Frontera’

Víctor: Somos tres periodistas recién licenciados por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Nos conocemos desde hace unos años, hemos estudiado juntos y somos amigos desde hace mucho tiempo. El proyecto surgió de la forma más espontánea posible, la verdad. Un día estábamos varios amigos tomando algo y se me ocurrió decir que me encantaría ir a Grecia a contar lo que estaba ocurriendo allí con los refugiados. La verdad que lo dije de la forma más inocente posible, porque ni lo tenía planteado como algo que pudiera llevar a cabo. En esa conversación estaba Elena, que enseguida me miró y me dijo «vámonos». Y nos pusimos a prepararlo.

Elena: Además, buscando esa posibilidad de hacer un proyecto transmedia, publicar diariamente desde allí, conectar con Radio Enlace (emisora en la que colaboramos) y poder hacer un documental, pensamos rápidamente en Rubén. Que se subió al barco sin pensarlo.

¿Se puede explicar con palabras lo que vivisteis en Idomeni?

Rubén: Se puede, sí que se puede, pero sigue siendo igual de duro. Es cierto que todo lo que vivimos allí fue una experiencia personal y profesional enorme. Se dan situaciones realmente complicadas porque se trata de familias completamente normales con circunstancias vitales normales, que de repente han tenido que huir. Eran familias de clase media, alta —hay que tener fondos para pagar a las mafias. Si no tienes dinero no llegas a Europa—… Eso ayuda al proceso de empatía que se genera, porque cualquiera de nosotros podríamos estar igual.  

Elena: Hay momentos e imágenes que nos llamaron la atención. Llegar a la frontera, con esas concertinas que lo rodean todo, y ver un tanque en el lado de Macedonia mirando hacia el lado griego donde los refugiados están acampados es una imagen complicada de olvidar.

Miradas en la frontera

¿Estabais allí el día que se produjo el vergonzoso desalojo del campo? Si es así, ¿cómo lo vivisteis?

Víctor: No, no estábamos allí, acabábamos de llegar a España. Pero sí que es cierto que estuvimos en contacto directo con gente que estuvo en el terreno. Lo más llamativo de todo fue que tanto a voluntarios como a periodistas se les desalojó previamente, se intentó evitar por todos los medios que en Idomeni hubiera ojos y oídos que pudiesen captar qué estaba ocurriendo allí para luego contarlo. Eso cremos que es realmente grave.

¿Algún momento / mirada / persona que se os haya quedado grabado a fuego?

Víctor: Yo me quedo con una conversación con un niño de unos diez años en el campamento de Eko, a unos kilómetros de Idomeni. Allí había un alto porcentaje de niños huérfanos, según nos contaron los voluntarios. Los niños se te acercaban, jugaban contigo… Tenían una fuerte necesidad de cariño y afecto. Y allí pude charlar con un niño que mirándome a los ojos, y de verdad sin perder la sonrisa, me describió cómo sus padres habían fallecido en la guerra de Siria y estaba en Grecia él solo.

Esta pregunta es tópica, pero obligada: ¿Qué se les puede decir a esos que piensas que los refugiados son una suerte de malhechores que vienen aquí a delinquir?

Elena: Cada uno puede pensar lo que quiera. Nosotros sabemos lo que vivimos allí y esa descripción no se ajusta a lo que hay allí. La maldad no tiene nada que ver con el origen de las personas por tanto esas cuestiones no dejan de ser prejuicios que nos impiden ver la dimensión del problema.

Mañana se presenta, por fin, ‘Miradas en la Frontera’. ¿Qué vamos a encontrar en el documental?

Rubén: El objetivo de ‘Miradas en la frontera: un viaje al corazón de Idomeni’ es narrar la vida de la gente que ha vivido tanto tiempo en el campo de refugiados improvisado en el que se convirtió la frontera entre Grecia y Macedonia. Refugiados, voluntarios y expertos narran su vida en el campo y ayudan a intentar entender desde una visión más personal lo que está ocurriendo ahora mismo en Europa.

¿Y dónde vamos a poder verlo?

Elena: Como decías mañana, 24 de octubre, presentamos en el Teatro Lagrada [calle Ercilla, 20, Madrid] y la verdad que estamos encantados. Ha funcionado muy bien y hemos agotado las entradas en cuestión de semana y media. Durante el otoño estaremos moviéndonos por centros culturales, salas más pequeñas, más grandes… El objetivo es que la gente que tenga ganas de verlo tenga oportunidad de hacerlo. Todos pueden estar atentos a miradasenlafrontera.com, porque allí estará toda la información.

Además, habéis anunciado que, muy pronto, os pondréis de nuevo manos a la obra para buscar más miradas en nuevas fronteras… ¿Alguna pista más?

Víctor: Mañana lo contaremos todo en la presentación, pero sí, estamos muy contentos con el trabajo y nos hemos dado cuenta de que el proyecto puede seguir para delante. Nuestro objetivo es ir allí donde siga la noticia, donde siga siendo necesario contar historias pero la actualidad del día a día no lo cuente. Hay grandes miradas, con grandes historias, que siguen siendo noticia y que merecen ser contadas en lugares ya prácticamente olvidados.

Miradas en la frontera

La presentación de ‘Miradas en la Frontera: un viaje al corazón de Idomeni’ tiene lugar mañana, 24 de octubre, en el Teatro Lagrada, en Madrid, a  partir de las 20 horas.

Fotografías: Miradas en la Frontera ©

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.