«¿Y si creemos que somos rebeldes y subversivos, pero la realidad es que somos piezas necesarias en el engranaje del sistema capitalista?»

Lorenzo Morales

La «primera película de ficción realmente punk realizada en la historia» se llama ‘Ya no hay locos‘. Se trata de un filme basado en hechos reales, en el que nos sumergiremos en un viaje en el tiempo entre dos culturas y un gran vacío en la historia. Con semejante presentación sólo una persona podría estar detrás del proyecto: Lorenzo Morales, el alma de El Noi del Sucre, con quien hablamos largo y tendido sobre este nuevo proyecto.

Una vez más, como en aquella canción, vuelves a escoger el poema de León Felipe para darle nombre a un proyecto… Algún loco habrá, ¿no? ¡Mira esta película! 

La canción ‘Ya no hay locos’ está extraída de las estrofas finales del poema de León Felipe: ‘Los loqueros relojeros’. Paco Ibáñez musicó esa parte del poema y le dio forma componiendo una canción magistral. Al oírla se me ocurrió que podíamos darle una vuelta más y llevarla nuestro terreno. Una vez grabada la canción comencé a idear que podíamos hacer un cortometraje donde se incluyera la canción a modo de videoclip.

¿Por qué te inclinas por esta nueva faceta justo ahora?

Comencé a escribir el guión y a medida que les daba forma a los dos personajes principales iba descubriendo que tenían mucha fuerza y que la historia se podía ampliar y en vez de un cortometraje, se podrían realizar varios capítulos, lanzándola como una pequeña web-serie. Hice el guión de lo que sería el capítulo piloto y comenzamos los ensayos y la preproducción.

Mientras preparábamos todo, fui posponiendo el comienzo de la grabación por distintos motivos laborales y personales. En ese transcurso de tiempo ocurrió un trágico suceso: El protagonista, que iba a ser interpretado por David Silva, muere de manera trágica. Eso me hace parar todo el proyecto. Él era mi amigo más íntimo, con el que compartía todos mis proyectos. Él jamás me puso una pega. Era el único que cuando le contaba una idea que tenía, siempre me decía: «¿Cuando empezamos?». Con este proyecto estábamos muy ilusionados y nos prometimos que lo haríamos sí o sí. Pocos meses después, fallece mi padre, también de manera trágica. En menos de un año, había perdido a dos seres muy queridos para mí, y eso me hizo caer en un pozo que no tenía fondo. Para no seguir cayendo y poder salir de aquella situación, me refugie en el trabajo. Estaba bastante confundido. Una batería de preguntas sobre la vida y la muerte inundaron mi mente.

Después de un tiempo retomé el proyecto. Rehice el guión y lo amplié para realizar un largometraje. No me importaban las dificultades que iba a encontrar para llevar adelante el proyecto, pero había que hacerlo, sí o sí, como nos habíamos prometido.

Con muy pocos recursos, tanto económicos como materiales —sólo contábamos con una cámara y un micrófono— y con sólo la experiencia de haber realizado algún cortometraje y un par de videoclips, me lancé junto a mis compañeros a esta gran locura que es grabar una película. Y como me encanta el riesgo, para hacerlo todo mucho más difícil, lo haríamos de manera totalmente independiente y entre dos países, México y España.

¿Cómo te has sentido como director?

Muy bien. Es realmente mi sitio, donde me encuentro totalmente realizado. Aunque también me siento muy a gusto como guionista y montador. La parte de dirección es agotadora, son 24 horas de trabajo. Tienes que tener todo muy claro en tu cabeza para poder transmitírselo a todo el equipo que te acompaña y realizar el trabajo lo mejor que se pueda, salvando todas las dificultades que se presenten, las cuales son muchas y algunas incluso pueden poner en peligro todo el trabajo realizado. Por eso, tienes que tener muy claro lo que quieres contar, como lo quieres contar y no tener miedo al fracaso. Si gusta, estupendo, si no gusta, pues a seguir trabajando en la siguiente para hacerlo mejor. Con la realización de las canciones y los discos pasa lo mismo, aunque es diferente forma de trabajar y el audiovisual es muchísimo más complejo.

'Ya no hay locos' 2
Un fotograma de ‘Ya no hay locos’.

¿Cómo ha sido el proceso de creación de la película?

El proceso es lento y dificultoso. Hay que hacer una muy buena labor de preproducción, para cuando llegue la hora de grabar esté todo claro y listo. Nosotros nunca habíamos hecho esto a esta escala, conocíamos los pasos porque los estudiamos, pero una cosa es la teoría y otra la práctica. Al terminar el guión literario, lo partí en dos. Una parte México y otra España. Luego realice el guión técnico e hice lo mismo. Sus correspondientes storyboards y reuniones y más reuniones tanto con Miguel Fernández, que se encarga de la fotografía y la cámara, como con los demás compañeros y compañeras que se encargaron de otros departamentos: audio, producción, arte, vestuario, atrezo o casting. Para grabar en México me tuve que ir a vivir allí durante un tiempo. Desde España gestionamos cómo nos íbamos a financiar y producir todo. Fue un trabajo agotador, sin descanso, y donde si fallabas en una pieza todo se podía ir al garete. Había que hilar muy fino cada paso que se daba.

En México alquilamos un local amplio. Le pusimos el nombre de La Nueva Odisea. Se utilizaría para poder vender nuestros discos, libros y merchandising producido por nosotros mismos. El material lo enviaríamos desde España en barco más otro material que editaríamos directamente en México. También se utilizaría para la venta de entradas de los tres conciertos que habíamos programado y donde se grabarían algunas escenas de la película. Era nuestra sede en México, allí hacíamos los casting, las reuniones, como set de rodaje, los ensayos y planificábamos todas las órdenes de rodaje cada día. Cuando llegó Miguel Fernández, comenzamos todo el trabajo de visitar localizaciones, realizar las partituras de movimientos de los diferentes personajes y dejar todo listo para cuando llegase el resto del equipo con los actores que participarían desde España. Al mismo tiempo organizábamos los conciertos, alquileres de equipo…

Una vez llegaron todos a México, se repartieron las tareas y todos a trabajar desde muy temprano. Los días de grabación comenzábamos a las cinco o seis de la mañana y acabábamos a las seis o siete de la tarde cuando ya no teníamos luz. La mayoría de las escenas se grabaron en exteriores. Luego seguíamos trabajando, preparando y planificando el siguiente día. Fue una experiencia increíble y un trabajo en equipo formidable.

La grabación en España ha sido más relajada que en México, pero sin perder esa tensión que te hace estar súper concentrado en lo que estás haciendo.

¿Quiénes son o podrían ser Juanito Watios y Pancho Panda? Más allá de Don Quijote y Sancho Panza…

He utilizado la parábola de Don Quijote y Sancho Panza porque es el tono que he querido darle a la película. Algo quijotesco, estrafalario, destartalado, llamativo y muy visual. Es lo que son Juanito Watios (Antonio García) y Pancho Panda (Pedro Bargueño). Estos personajes están basados en personajes reales que he conocido e incluso en los propios actores que los interpretan. Hay bastantes Juanitos Watios y Pancho Pandas. Gente que visualmente por su forma de vestir, peinarse o su estética corporal provocan el rechazo de aquellos que se consideran en la sociedad como personas de bien. ¿Y una persona de bien, qué es, una forma de vestir? El hábito no hace al monje.

¿Qué o quiénes serían ahora los famosos molinos de Don Quijote?

De manera metafórica podrían ser muchas cosas, pero una que es muy real y un verdadero gigante es el avance tecnológico. Luchar contra él es luchar contra molinos de viento. El problema está, que su avance ha superado al del ser humano como especie y al final es la máquina, la tecnología la que ya domina a los humanos y no los humanos a ella.

¿Por qué has escogido México y España?

México fue el primer país que visite para actuar de manera internacional. Fue llegar y quedar enamorado de su historia. Por Veracruz entró Hernán Cortes con su flota para conquistar y saquear México, de hecho fundo la ciudad y le puso el nombre. Y fue por Veracruz por donde también llegaron los barcos cargados de exiliadas y exiliados republicanos al terminar la guerra civil española. La solidaridad del pueblo mexicano salvó muchas vidas.

En México murió León Felipe, también exiliado. A México le borraron su memoria histórica, a España también, bajo la misma cruz manchada de sangre. En México el punk se vive de una manera diferente, mucho más profunda que en otros sitios, y para poder contar la historia que tenía preparada y darle forma al argumento de la peli, era el sitio idóneo. Aunque dicha historia se puede adaptar a cualquier lugar del mundo.

¿Y si vivimos en una gran mentira? ¿Y si la historia oficial está construida sobre mentiras, al servicio de los intereses de los que tienen el poder, sea religioso, político o económico? ¿Y si todo lo que puede ser peligroso para las élites que dominan y no esté bajo su control, es absorbido, digerido y relanzado nuevamente al sistema, pero de manera tergiversada y vaciándolo de su verdadero significado? ¿Y si creemos que somos rebeldes y subversivos, pero la realidad es otra muy distinta y somos piezas necesarias en el propio engranaje del sistema capitalista?

Dices que «la motivación que llevó a crear esta obra, es la falta de información que tiene mucha gente sobre ciertas cuestiones históricas, o mejor dicho, la manipulación y tergiversación que se ha hecho de la propia historia». ¿Por ejemplo?

Aparte de lo explicado en las anteriores preguntas, así es. Esta pregunta la podríamos contestar con otra serie de preguntas, que a lo largo de la película se utilizan como metáforas: ¿Y si vivimos en una gran mentira? ¿Y si la historia oficial está construida sobre mentiras, al servicio de los intereses de los que tienen el poder, sea religioso, político o económico? ¿Y si todo lo que puede ser peligroso para las élites que dominan y no esté bajo su control, es absorbido, digerido y relanzado nuevamente al sistema, pero de manera tergiversada y vaciándolo de su verdadero significado? ¿Y si creemos que somos rebeldes y subversivos, pero la realidad es otra muy distinta y somos piezas necesarias en el propio engranaje del sistema capitalista? ¿Por qué se impuso el eslogan «sexo, drogas y rock & roll»? ¿O es que acaso en el futbol o en el cine no hay sexo y drogas e incluso violación y pederastia? ¿Y en la política? El protagonista de la película reflexiona sobre lo que ha sido su vida, y se hace preguntas como estas. ¿Realmente somos diferentes por nuestra forma de vestir, por la música que escuchamos, o quieren que parezcamos diferentes? El primer paso es borrar la memoria. Dejar limpio al asesino, al ladrón, al que se hizo rico a costa del sufrimiento ajeno y ahora estos mismos regenerados ideológicos nos dan clases de ética, moral y honradez. El segundo paso, reescribir la historia, condenando a las generaciones futuras a cometer los mismos errores.

'Ya no hay locos'

¿Qué es para ti el punk?

El punk es una actitud ante la vida, es lo contrario de sumisión, es decir no a lo establecido por obligación, es ir contracorriente ante la imposición, es autonomía, es ser uno mismo. Es arte, es cultura, es creatividad, es hacerlo por ti mismo, con los medios que tengas, pero hacerlo. No ser un pez muerto, es tener opinión propia, es una evolución constante, sin dogmas, sin fanatismos, sin cadenas que te amarren. Otra cosa es lo que nos vendieron, una vez fue acaparado por la industria de la música, el cine y la moda.

¿Por qué habéis escogido el crowdfunding como método de financiación?

La base de nuestro método de financiación no ha sido el crowdfunding. Todo ha sido autofinanciado mediante nuestro trabajo diario en nuestra productora. Se optó de última hora por hacer un crowdfunding, para financiar el resto de la producción que no pudiéramos cubrir de nuestro trabajo diario. Lo adquirido mediante el crowdfunding no es ni un 15 por ciento de lo invertido en la película, pero estamos muy agradecidos por el apoyo recibido de las personas que han colaborado. Para nosotros lo poco es mucho. La película ya está grabada, pero nos queda un largo proceso de posproducción. Seguiremos trabajando duro y apostando por este proyecto que nos ha costado más que el dinero invertido, los años dedicados a ponerlo en pie y darle vida. Pero creemos que merece la pena tanto esfuerzo, pues la recompensa no está en el final del camino, sino en el maravilloso viaje que estamos realizando para la creación de esta obra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.