Víctimas somos todos

víctimas somos todos

Porque cuando lo decimos nosotros, o el vecino en el bar, o un representante de eso tan difuso que llamamos “la izquierda” no sirve de nada como mucho, para que nos digan que “también” somos terroristas, probemos con lo que esta misma semana ha afirmado un tipo nada sospechoso, un tal Jorge Mario Bergoglio y a ver cómo nos quedamos:

«Detrás del atentado de Bruselas, hay fabricantes y traficantes de armas que quieren la sangre, no la paz, que quieren la guerra y no la fraternidad».

Que quieren la desconfianza de los otros, que nos miremos con recelo, que nos tengamos miedo, que seamos racistas y clasistas. Que ya lo somos. Y esta semana lo hemos vuelto a comprobar, mientras unos malnacidos se empeñaban en culpar a los refugiados que huyen de la guerra de lo que unos terroristas nacidos en Europa han perpetrado en Bruselas.

¿Con el beneplácito de quién?

¡Qué esquizofrenia!

Han pasado apenas cuatro meses desde aquella noche en París y el dolor vuelve a golpear el corazón de Europa. Han pasado apenas cuatro meses desde aquella noche en París y el dolor no ha dejado de latir, día tras día, en los corazones de los más de 50.000 refugiados que sólo en Grecia se agolpan a las puertas de una Unión Europea que les da la espalda. Una Europa que, a la vez, llora y desprecia la misma cosa. Una Europa con víctimas de primera, de segunda, de tercera… Y víctimas tan olvidadas que ni siquiera llegan, nunca, a ser nada.

Siria, Palestina, Bagdad. Hermanos, amigos, hijos. Madrid, París, Bruselas. Padres, vecinos, seres queridos. El dolor nos iguala. Somos humanos. Y eso duele.

A veces, incluso, nuestra humanidad vulnerable nos aterroriza. Pero después  del miedo, llega el momento de hacernos preguntas incómodas y sólo hallamos respuestas molestas. Y alguna que otra certeza. Como esa sentencia que pronunció Julio Anguita tras la muerte de su hijo en Iraq: «Malditas sean las guerras y los canallas que las hacen».

La ilustración que acompaña a este artículo es de Facundo Mascaraque.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.