Rajoy, las elecciones y la cara dura

Ya tenemos fecha para las elecciones generales. Mariano Rajoy anunció que la fecha señalada para saber si sigue o no en La Moncloa los próximos cuatro años será el 20 de diciembre de 2015. Podría haber sido otro día pero en el PP son perfectamente conscientes de la importancia para ellos de elegir precisamente ese día.

Y es que el 20 de diciembre será un día complicado para conseguir una altísima participación. Rajoy y sus secuaces tienen claro de que sus posibilidades aumentan sustancialmente con una alta abstención. ¿Fiesta de la democracia? Eso dirán, pero la elección de esa fecha para celebrar los comicios complica mucho las cosas a mucha gente para votar.

Dijo Mariano en el masaje-entrevista que le hizo Carlos Herrera en la Cadena Cope que también estaban valorando otra fecha, pero no nos engañemos, lo tienen muy claro. Necesitan que mucha gente no vaya ese día a las urnas y saben que los suyos, en rebaño, irán ese día sin falta.

También es verdad que Mariano no puede retrasarlas más. El 20-D es la fecha límite. Quizás si pudiera las pondría el 27 de diciembre para que nos acercáramos todos a los colegios electorales cantando villancicos, con unos turrones y vestidos de pastorcitos.

¿Por qué el 20 de diciembre es una fecha complicada? Pues, en primer lugar, porque ya serán vacaciones para muchos, lo que significa que muchas personas se movilizarán hasta sus pueblos para pasar las fiestas. No sabemos si la gente se quedará sin irse unos días con los suyos para votar o si todos esos que viajarán dejarán su voto emitido antes por Correo. Desde luego sería lo suyo, pero…

Luego están los españoles que están fuera de España. Con ellos la jugada es múltiple. Muchos estarán esos días en España con lo que no podrán acercarse a votar a las embajadas o consulados de los países en los que residan. Que voten por correo, dirán algunos. Pero, teniendo en cuenta lo mal que funcionó el voto por correo en los últimos comicios, quizás cuando las embajadas les hagan llegar los papeles, ya estén también rumbo a nuestro país para celebrar las navidades con los suyos.

Si preguntásemos a Mariano o a su plasma sobre este tema quizás respondería de manera sabia señalando que no se puede querer vacaciones e ir a votar, que no se puede tener todo.

Evidentemente es legal convocar las elecciones para el próximo 20 de diciembre, faltaría más. Pero está todo muy bien pensado para que no haya una participación alta. Y para poner trabas a los que tuvieron que salir de España por la crisis. Es una manera más que tiene Mariano de aferrarse a ese puesto que le viene grande y desde donde hace tanto daño cada día.

La fiesta de la democracia lo llaman… ¡Buena jugada, Mariano!

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.