Las nuevas tecnologías marcan el camino de las zonas rurales

zonas rurales

En una época en la que todas las miradas parecen puestas en el mismo sitio, algo que empieza a cansar, nosotros hemos decidido, esta semana, innovar y poner el foco de nuestro editorial en otro lugar. En concreto, nos hemos fijado en Añora, un emprendedor pueblo situado en Los Pedroches (Córdoba) que esta semana, mientras todo el mundo mira hacia ese lugar que no queremos mentar, se han dedicado a escudriñar el futuro de su tierra y, de paso, de todas las zonas rurales de nuestro país.

No vamos a andarnos endulzando nada: las zonas rurales en España tienen por delante un futuro cuanto menos complicado. La despoblación existente, la durísima crisis, la falta de oportunidades y de inversión o la fuerte atracción que siguen ejerciendo las grandes ciudades, son retos a los que lugares de todo nuestro país se enfrentan en su día a día.

Sin duda alguna, todos conocemos casos de pueblos que ya no existen. O que, simplemente, no están habitados. O lugares en los que seis o siete personas, muy mayores, son los últimos reductos poblacionales. Sin olvidar esa clásica noticia veraniega de un ayuntamiento ofreciendo trabajo a familia con niños para llenar de futuro y esperanza las calles de su municipio. Todo es complicado.

Pero al igual que aconsejan a muchos que quedan en paro, a muchos pueblos y comarcas de España no les queda otra que emprender. Emprender, innovar y ser atractivos. Es el caso de Añora, un lugar que, en 2016, según el INE, contaba con 1558 habitantes y que, a lo largo de los últimos años, se empeña en sorprender continuamente.

Lo hizo allá por el año 2016 cuando toda España pudo conocer gracias a un gigante como Amazon que este municipio es el pueblo que más compra por Internet de todo nuestro país. La compañía les llamó «el pueblo récord del ecommerce». Y unos meses después construyó una gran torre con las clásicas cajas de sus envíos simulando la torre de la Iglesia de Añora. Y entonces, quizá entonces, todo empezó a rodar.

Y es que, a raíz de ahí, en Añora comenzaron a pensar en el futuro y en que, quizá, el de su gente, su pueblo y su comarca pasaba precisamente por eso: por las nuevas tecnologías. Nacía entonces el germen de un proyecto que se presentaba sociedad el pasado jueves 19 de octubre. Hablamos de Smart Rural Land.

Las TICs abren horizontes nuevos en zonas que se vieron afectadas por la brecha digital y ahora quieren reducirla, vencerla y tomar ventaja

¿Qué es Smart Rural Land? Pues una iniciativa del Ayuntamiento de Añora, la Universidad de Córdoba y el programa Córdoba Ciudad Mundo que parte de una premisa bien sencilla: plantearse cómo las nuevas tecnologías están cambiando la sociedad y cómo pueden aplicarse a las zonas rurales para determinar y marcar su futuro. Parece estar claro que todo está cambiando continuamente y que, cada día, las llamadas TICs abren horizontes nuevos en todo el mundo, y también en zonas que, en su momento, se vieron afectadas por la llamada brecha digital y ahora quieren reducirla, vencerla y tomar ventaja. Ese es el terreno de un proyecto como Smart Rural Land.

Todo comenzó con la celebración de unas jornadas sobre Entornos Rurales Inteligentes que concluyeron con la elaboración de un documento que podría servir de hoja de ruta para el futuro de esta iniciativa y otras muchas más: la llamada Declaración Añora.

El texto es un décalogo que trata de aportar claves esenciales como que la conectividad debe ser un derecho, que las administraciones públicas deben favorecer la inversión en infraestructuras que promuevan el aprovechamiento de las nuevas tecnologías en las zonas rurales, la apuesta por favorecer espacios que promuevan la innovación o generación de proyectos, o que se debe favorecer la accesibilidad a los productos.

Además, en Murray Magazine nos hemos fijado en un punto concreto, el sexto. Dice así: «La alfabetización mediática e informacional debe formar parte de los aprendizajes básicos de la ciudadanía en la sociedad de la información». Lo suscribimos. El primer paso de todo esto y que servirá para impulsar el desarrollo de las zonas rurales y reducir la brecha digital será la educación digital. Pero ojo, tanto en niños como en mayores.

Siendo conscientes todos del potencial real de las nuevas tecnologías para mejorar la calidad de vida de las personas y sabiendo usarlas, llegará el esperado momento en el que las zonas rurales despeguen y se conviertan en lugares clave para diseñar el futuro de nuestra sociedad.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.