La presión

Si uno busca en el diccionario de la Real Academia Española el significado de la palabra presión se encuentra con lo siguiente en su tercera acepción: “Fuerza o coacción que se hace sobre una persona o colectividad”. ¿Os suena? Porque la presión está de máxima actualidad estos días por todas partes.

La presión la hemos vivido en España cuando la derecha rancia se puso de uñas cuando los tuits de un concejal electo de Ahora Madrid de hace varios años salieron a la luz. Zapata hacía humor negro, uno de los deportes de bar favoritos de los españoles. Pero era un concejal de Manuela Carmena y había que atacarle. Daba risa ver a una señora como Esperanza Aguirre, madrina de corruptos, pidiendo la dimisión del concejal.

Pero Zapata fue digno y cedió ante las presiones del Partido Popular y toda la jauría mediática de la derecha. ¿Pensaba Zapata que se iban a contentar con eso? Es fácil imaginar a los responsables de redes sociales del PP buceando en las cuentas de Twitter de responsables de Podemos, Ganemos, Ahora Madrid. Lo harán día y noche. También a gente rancia que se aburre mucho y dedica a eso sus horas. Zapata era el concejal de Cultura perfecto para una ciudad como Madrid. Por desgracia, la rancia presión pepera hará que no podamos comprobarlo.

La pregunta sería si hubiera existido la misma presión mediática ante las barbaridades que digan los miembros del Partido Popular en las redes sociales. O las que ya han dicho que han sido muchísimas. Y más gordas que las de Zapata. Pero en el Partido Popular son más de robar que de dimitir. Eso ha sido así siempre. Y así será.

Por desgracia lo de Zapata ha sido el inicio de todo lo que le espera a Podemos, Ahora Madrid y demás partidos de izquierdas en el futuro cercano. La derecha ha levantado la veda y está de cacería. Y no son fáciles de saciar.

¿Dónde más estamos viendo más presión? Pues en la Unión Europea con el tema de Grecia. Lo último ha sido conocer la salida de Grecia del Eurogrupo con amenazas, ultimátum, etc. Además de titulares catastróficos en la prensa con palabras como colapso, que son de esas que dan miedo a la población. Saben bien como usarlas.

Resulta que los osados griegos quieren hacer un referéndum. Al osado de Tsipras se ha atrevido a consultarle al pueblo griego sobre si aceptar o no aceptar las condiciones que impone la Unión Europea. ¡Atrevido! Ya sabemos que en Bruselas y en los partidos que han dirigido el cotarro desde siempre no está muy bien visto eso de que el pueblo hable más allá de cada cuatro años en las elecciones. Y hasta eso les gusta poco aunque se les llene la boca de la palabra democracia habitualmente.

Y el Parlamento griego aprobó el osado referéndum y la presión, esa eterna arma del sistema establecido, ha hecho su aparición por todas partes. Primero con la expulsión griega del Eurogrupo, las amenazas de caos y destrucción de la prensa afín y demás barbaridades que escucharemos en los próximos días. Y todo porque el Gobierno griego ha decidido consultar a sus ciudadanos lo que ha llevado a los tipos de Bruselas al borde de la locura y el infarto.

Porque la presión está de moda cuando alguien se sale del modelo establecido. Y lo peor es que no hemos visto nada con lo que puede venir en los próximos meses. Entonces, probablemente, podremos escribir PRESIÓN con mayúsculas. Ahora sólo están entrenándose.

Fotografía: Feans ©

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.