La campaña electoral más larga jamás contada

campaña

Si cualquiera de nosotros tiene a bien estos días encender su televisor y conectar con un informativo, verá que hay sobredosis de políticos, de promesas, de actos… Un instante después mirará el calendario y verá que no, que no estamos ya en diciembre ni quedan pocos días para las elecciones generales. No, no estamos en campaña.

Es más, ni siquiera estamos en precampaña. Ni en preprecampaña. Tampoco en prepreprecampaña. La verdad es que no sabemos ni en el lugar que estamos en el calendario político. Este 2015 está siendo un año electoral pleno, con numerosos comicios y un gran problema: los políticos no paran de estar en campaña.

Se ve en el día a día, en las redes sociales, en los anuncios, los vídeos… la carrera por llegar a La Moncloa, que empezó hace muchos meses, encamina ya su recta final y los partidos empiezan a poner toda la carne en el asador. Y la verdad es que da bastante pereza observar algunas actuaciones o circunstancias que, no por repetirse, convencen a la ciudadanía.

Nos referimos, por ejemplo, a esa nueva faceta del político español de acudir a otro tipo de intervención pública, muy alejada de lo habitual en años pasados. Hablamos, por supuesto, de ver a la vicepresidenta del Gobierno subida en un globo o bailando en un plató de televisión. O de Albert Rivera de copiloto de un rally en un programa de aventuras.

Casi nada. Esta línea, que arrancó con Pdro Snchz llamando a Sálvame y patrocinando molinos de viento de Iberdrola, deja claro que los políticos están dispuestos a llegar a hacer lo que sea por rascar votos. Hasta el ridículo. Dejando de lado el discurso puro y duro, la vida electoral española se ha americanizado, lanzándose a la vía del espectáculo. No tardaremos en ver elefantes en alguno de los mítines de los partidos políticos.

Prácticamente todos están apostando por estas intervenciones menos Mariano Rajoy. Él es soso. Sin más. Prefiere estar detrás de un plasma y alejado de un periodista. Aquello sobre los catalanes no españoles ni europeos sigue en la mente de los españoles y los asesores del candidato del Partido Popular lo saben.

En esta larguísima campaña electoral veremos a Rajoy haciendo las entrevistas necesarias. Ni una más. Si va a divertirse a El Hormiguero será una auténtica sorpresa, aunque muchos pagarían por ver al señor Rajoy entrevistado por dos hormigas. Ojo que lo mismo se piensa que son de verdad…

Pero la única realidad de todo esto es que ya estamos en campaña electoral. Falta un mes y medio para acudir a las urnas el 20 de diciembre. Muchos días para aguantar promesas que se convertirán en mentiras e insultos que cristalizarán en pactos. Nadie duda de que serán unas elecciones diferentes pero no podemos evitar avisar a nuestros lectores de que estén preparados para lo peor: se avecina la campaña electoral más larga jamás contada.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.