Las infancias robadas de un mundo indigno

Una de las cosas más afortunadas que te puede suceder en la vida es tener una infancia feliz.

-Agatha Christie-

INFANCIA

A los 12 años, Omar tuvo que hacerse responsable de su familia y ponerse a trabajar para mantener a su madre y a su hermano pequeño después de que su padre fuera asesinado durante el conflicto sirio y su hermano mayor pasara a formar parte de un grupo armado.

Rony, de 12 años, trabaja seis días a la semana en una fábrica de loncheras en Bangladesh, en contacto directo con materiales cancerígenos.

Zeinabou, de 9 años, procede de una remota aldea de Burkina Faso y tiene una discapacidad que le impide ir a la escuela. Su familia no puede permitirse el tratamiento médico que necesita y no existe un sistema que ayude a las familias sin recursos económicos para afrontar los costes. Pasa los días en la casa familiar, cuidando de su hermano pequeño y haciendo escobas de paja que vende para obtener algún dinero.

Aisha, de año y medio, ha estado a punto de morir. Habría sido el tercer bebé fallecido de la familia.

Majerah, que ahora tiene 17 años, fue forzada a contraer matrimonio en Afganistán hace tres. «Estaba estudiando y trabajando duro con la esperanza de llegar a ser médica», dice. «Quería ser capaz de ayudar a otras mujeres. Aunque mi familia era pobre, siempre me centré en mis estudios, a pesar de las dificultades que había en mi vida. Nunca tuve la oportunidad de disfrutar de mi infancia. Desde demasiado temprano tuve que llevar la vida de una persona adulta». Cuando se casó, se vio obligada a abandonar sus estudios.«Cuando mi padre lo decidió me rompió el corazón. Nadie me preguntó ni se preocupó».

Todos estas historias pertenecen al informe ‘Infancias robadas’, que Save the Children ha hecho público esta semana.

Los datos que maneja son terribles:

A nivel global, uno de cada cuatro niños en el mundo no puede disfrutar de su infancia. Al menos 700 millones de niños, aunque posiblemente sean cientos de millones más, han visto su infancia truncada a causa de la extrema violencia y los conflictos, que a veces obligan a las familias a dejar sus hogares; del matrimonio y embarazo precoz; la explotación infantil; problemas de salud o por la imposibilidad de ir al colegio.

INFANCIA
Datos: ‘Infancias robadas‘, de Save the Children

«Los niños que crecen en una guerra, que son objetivo de grupos violentos, que sufren y mueren por enfermedades o que son discriminados se ven privados de todo lo que supone tener una infancia. Es inaceptable que, en 2017, millones de menores no tengan derecho a estar protegidos, aprender, crecer sanos y jugar. Debemos y podemos hacer algo para cambiar esta situación», explica Andrés Conde, director general de Save the Children, en el informe.

Por primera vez, Save the Children examina el impacto de los homicidios infantiles y revela que cada día más de 200 niños y niñas son asesinados en el mundo. Los países latinoamericanos, entre ellos Honduras, Venezuela y El Salvador, tienen los índices más altos de asesinatos de niños a nivel global como resultado de los altos niveles de violencia.

INFANCIA

El informe revela además que:

  • Cada día, más de 16.000 niños mueren antes de cumplir los cinco años, la mayoría por causas que se pueden evitar.
  • Cerca de un cuarto de todos los menores de cinco años (156 millones) no están completamente desarrollados ni física ni mentalmente debido a la desnutrición.
  • Uno de cada seis niños en edad escolar en todo el mundo no va al colegio.
  • El conflicto ha obligado a uno de cada 80 niños en todo el mundo a abandonar su hogar.
  • 168 millones de menores trabajan en condiciones de explotación, de los cuales 85 millones lo hacen en condiciones muy peligrosas.
  • Cada siete segundos se casa una niña menor de 15 años.
  • Cada dos segundos una niña da a luz en el mundo.

Son cifras que esconden vidas detrás. Sueños. Inocencia, cada vez menos. Cifras que, probablemente, nos hagan preguntarnos cómo se llaman, a qué juegan, cuando pueden. Cifras que dentro de un rato se nos habrán olvidado. Dejaremos de pensar en Omar, en Rony, en Aisha…

Son niños olvidados. Como los 69 millones que morirán por causas evitables hasta el año 2030, tal y como refleja el informe anual de UNICEF, ‘Estado Mundial de la Infancia’.

Ahora mismo, las vidas de muchos niños están en peligro. Y es que, tal y como asegura la ONG, «el mundo sigue siendo un lugar muy injusto para millones de niños que se enfrentan a una vida de pobreza y de falta de oportunidades».

Y todo por haber nacido en el país equivocado, en la comunidad equivocada, con el sexo equivocado. En un mundo equivocado en el que ni siquiera el bienestar de los más pequeños nos motiva para exigir justicia y dignidad.

Fotografías: Save the Children ©

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.