Hepatitis €

Se llaman Naiara, Paco, Manuela, Cristina, Alberto… Y así hasta 900.000 personas enfermas por Hepatitis C en España. 12 de ellos morirán hoy, 12 lo hicieron ayer, 12 lo harán mañana. Algunos no llegarán a ver la querella que otros afectados por esta enfermedad van a presentar esta semana ante el Tribunal Supremo contra el actual ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, y su nefasta antecesora, Ana Mato(perros), por restringir el acceso a los nuevos medicamentos, esos que consiguen unas tasas de curación de más del 90 por ciento.

Los enfermos de Hepatitis C llevan meses en la lucha para que el Ministerio de Sanidad, ese que debe velar por su salud, financie la medicación que necesitan y que sus médicos les prescriben. Sin éxito. ¿Por qué? No hay dinero. Mentira. Sí. Sí que hay dinero. Hay dinero para rescatar bancos, para que Felipe VI, el Preparao, viva a cuerpo de rey. Hay dinero para Defensa. Hay dinero para asesores (para los de Ana Botella también, en serio). Pero era de esperar que no lo haya para salvar vidas en un país que recorta, y recorta, y recorta, en Sanidad e Investigación. La vida, nuestras vidas, no tienen valor para los que nos gobiernan.

El medicamento que puede salvar las vidas de los enfermos de Hepatitis C se llama Sovaldi. Quizá os suene porque hace unos días la edil del Partido Popular en Fuenlabrada, Ángeles Martínez Jiménez, hizo la siguiente declaración: «Pretenden que este medicamento se reparta como si fuesen caramelos, aquí quieren que se reparta cueste lo que cueste».

Eso es, Ángeles Martínez, queremos que se reparta cueste lo que cueste. Para que 12 personas no tengan que morir hoy, para que 12 personas no tengan que morir mañana, para que tú, si enfermas, tampoco tengas que morir.

¡Qué desvergüenza y qué falta de respeto! A veces, tenemos la horrible sensación, o certeza, de que les importamos una mierda. Que son psicópatas que disfrutan con el dolor ajeno. Que son incapaces de empatizar. A esos, a ellos, lo único que les importa es el maldito dinero. ¡Qué asco!

Se presentó una partida de gasto para la compra del fármaco de 125 millones de euros. Con ellos, sólo van a poder ser tratados 4.902 enfermos. Es decir, tan solo el 1,63% de los afectados. 125 millones de euros… Una minucia si lo comparamos con los 60.000 millones de euros que se están empleando para rescatar a la Banca, los 2.400 millones de las autopistas de peaje, los 1.350 millones para la empresa ACS por el almacén de Gas Castor… No hace falta continuar.

Siguen retratándose como lo que son. La pena, la enorme pena, y la rabia es todos aquellos que, por su culpa, se van quedando por el camino.

La ilustración que acompaña a este artículo es de Facundo Mascaraque.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.