Feliz Día de las Madres

día de las madres principal

Hoy es el primer domingo de mayo y las casas se llenan de flores, de olores; las redes sociales, de fotografías, quizá las mismas de todos los años. Celebramos el Día de la Madre.

Ojalá celebrásemos el Día de las Madres, el de todas, y no sólo reflejando el “canon” que desde tiempos inmemoriales se nos ha vendido como tal: la mujer dulce, paciente y entregada que lo abandona todo por la felicidad de sus hijos.

Por eso, no nos queda más remedio que recomendaros un libro de esos capaces de cambiarte la vida, un libro de los que duelen y acarician, un libro al que volver cuando nos sentimos solos: ‘El nudo materno‘, de Jane Lazarre, una brutalidad, tan honesto que hace daño.

Allí, por ejemplo, encontramos la descripción perfecta de los parques: «La desesperación esperaba ser liberada como el malo de la obra esperando entre bastidores. Hasta el día de hoy, cuando paso cerca de un patio cercado, recuerdo el aburrimiento y el aislamiento del lugar y me siento agradecida de que mi hijo haya crecido y superado la edad típica de estos rediles de mujeres y niños». ¡Boom!

En estas desgarradoras memorias —publicadas en 1976—, la escritora se pone frente al mito de la  “buena madre” con un autorretrato íntimo y visceral de su maternidad. Ese “canon” del que hablábamos la pone frente a sus profundas contradicciones: lo que siente y lo que debería sentir; las expectativas y la realidad. Lo escribe sin evitar temas incómodos como el de los límites borrosos que se establecen entre los cuerpos de la madre y el hijo o la transformación de roles que la maternidad desencadena en lo íntimo y los que imprime en lo social.

Hablamos del daño que nos ha hecho el amor romántico y nos quedamos en la pareja, pero… ¿Qué pasa con los hijos? ¿A qué debemos renunciar cuando somos madres? ¿Hasta cuándo? ¿Y si la renuncia es nuestra opción, qué? ¿Y si preferimos cuidar a nuestros hijos en vez de servir al sistema? ¿O ambas cosas? Hay tantas preguntas y tantas respuestas como mujeres. Por eso, hoy no no debería ser el Día de la Madre, sino el Día de las Madres.

Os dejamos una más: Siendo ya adultos y feministas, ¿le “exigimos” lo mismo a nuestra madre que a nuestro padre?

Feliz Día de las Madres a todas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here