Ébola de humo

Es curioso el comportamiento de la actualidad. Bueno, mejor dicho, la manera que pretenden algunos que se comporte. Pese a que las nuevas tecnologías han traído consigo una manera diferente de acceder a ella, sigue estando controlada desde esferas muy específicas del poder político, mediático y el económico. Y se las ingenian siempre para mover las cosas a su antojo. Usan su ébola de humo.

Miremos antecedentes: Israel asesta a Gaza golpe a golpe diario cometiendo un genocidio con todas y cada una de sus letras. Las imágenes de terror sacuden cada vez más a la sociedad internacional y sus gobiernos ya no saben qué hacer para no atacar a Estados Unidos y a Israel, su protegido. Y, sospechosamente, irrumpe en los medios una de esas noticias que intranquilizan y causan pánico en la sociedad: una epidemia de una enfermedad contagiosa.

Así que nada, el ébola ya está por todas partes. El riesgo es potencial. Especiales en informativos explicando los riesgos de contagio y sus efectos. Retrospectivas de lo causado por el virus a lo largo de la historia. Posibles curaciones. La historia nos suena porque lo hemos vivido con la gripe aviar, la crisis de las vacas locas…

Para sazonarlo, la historia humana de un misionero español que vuelve a nuestro país entre medidas de máxima seguridad sanitaria. Cámaras por todas partes para dejar testimonio de su retorno a España, se vacía una planta entera de hospital… todo muy cinematográfico.

Y claro, ya está montada. Unos que si menudo despilfarro. Otros que si nadie decía nada cuando eran miembros de ONGs secuestrados y ahora que es un sacerdote se ponen problemas. Se recuerdan casos en los que el Gobierno de España no movió un dedo por nuestros compatriotas con problemas en el extranjeros.

¿Y esto que trae consigo en este país nuestro? Pues minutos, minutos, minutos y más minutos de tertulias televisivas, insultos entre tertulianos, columnas de debate, improperios de impresentables, etc. Lo de siempre en España, vamos.

No trata esto de cuestionar el estado de salud del padre Miguel Pajares. Ni muchísimo menos. Hablamos de esa curiosa casualidad que hace que este tipo de noticias siempre aparezcan cuando son más necesitadas por los que dirigen el cotarro. Especialmente las relacionadas con enfermedades infecciosas y los riesgos de epidemias. Ese enemigo oculto. Ese terror que sigue conmocionando al pueblo lo convierte en maleable para los que mandan.

Así que en esas estamos: un sacerdote ingresado en un hospital de Madrid mientras los medios buscan imágenes, exclusivas, partes médicos… Luego un Gobierno que no se entera muy bien de lo que está pasando pero no pone ningún problema en repatriar a este señor mientras en otras ocasiones hizo oídos sordos. Y presiones, por supuesto. De la Iglesia, de los partidos políticos, de los tertulianos…

Y todo esto mientras Israel continúa con su masacre en Gaza.

PD. ¿Dónde está Ana Mato?

La imagen es de CDC/ Cynthia GoldsmithCenters for Disease Control and Prevention ©

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.