Detrás de la mala prensa

prensa

3 de febrero de 2017. Viernes por la mañana. Revisamos nuestros timelines de Twitter cuando algo llama poderosamente nuestra atención:

Enseguida nos saltan las alarmas. ¿Un padre se suicida con su hija? ¿Cómo es eso?

Indagamos un poco y, efectivamente, un tipo se ha suicidado, asesinando (A-SE-SI-NAN-DO) a la vez a su bebé de un año.

Un suceso terrorífico vuelve a mostrarnos la importancia del lenguaje y lo lejos que estamos todavía de llamar a las cosas por su nombre.

Es como cuando comentas con alguien un caso claro de micromachismo (algún día hablaremos de por qué no nos gusta este término) y te responden rápidamente —sin ni siquiera un instante para la reflexión— eso de «es que ahora veis machismo por todas partes».

Machismo, sí. Y el machismo mata. No suicida.

Y es el mismo machismo el que nos hace elegir titulares dudosos, incluso insultantes. Los que cambian mata por muere, mezclan suicidios y asesinatos, celos con patriarcado o denuncias falsas y órdenes de alejamiento. Y nos da igual que la violencia machista la ejerza la pareja de una etarra, porque seguirá siendo machismo e intento de asesinato a otra niña.

Pequeñas a las que todavía no les ha dado tiempo para el «algo habrá hecho». Personas a las que esperamos dejar un mundo más justo e igualitario, porque justamente de eso trata el feminismo.

Fotografía: Merche Lazaro ©

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.