Cuando la libertad de expresión también es postureo

libertadPostureo. Una palabra reciente, de moda, que se puede aplicar perfectamente a todos los ámbitos de la vida. Hay postureo musical, postureo en la manera de vestir, en elegir un libro u otro… Incluso hay un evidente postureo político creciente en España en los últimos tiempos.

Pero la categoría más curiosa de esto del postureo quizás la hayamos vivido estos últimos días con todo lo sucedido en torno al atentado contra Charlie Hebdo. Hablamos del postureo de muchos en torno a eso que ha llenado muchas bocas en la última semana: la libertad de expresión.

Parece difícil tener postureo ante un tema tan delicado y un derecho fundamental para el individuo. Pero existe. ¿Y quién es el mayor adalid de este postureo pro libertad de expresión? Pues, y no podía ser de otra manera, el Partido Popular. Y más concretamente su líder, Mariano Rajoy.

Resulta absolutamente ridículo ver al señor Rajoy en París, agarrado del brazo de otros líderes políticos mundiales, defendiendo la libertad de expresión cuando en el país que gobierna se ha sacado de la manga una de las mayores tropelías contra los derechos fundamentales del individuo como es la Ley Mordaza.

Resulta más ridículo todavía ver al señor Rajoy y a numerosos elementos del Partido Popular llenarse la boca con eso de la libertad de expresión mientras en nuestro país llevan más de tres años recortando derechos y libertades por todas partes. Hay que tener poca vergüenza para coger esa bandera y agitarla en primera línea de esa manifestación cuando en tu país, en España, te estás cargando el Estado de Derecho a base de bien.

Así que la foto quedó bonita, con Mariano en plan líder mundial y todo eso. Pero varios medios internacionales también se han hecho eco de lo contradictorio que supone ver a Rajoy en esa manifestación tras imponer a los españoles su Ley Mordaza.

¿Quién nos iba a decir que íbamos a ver a Mariano Rajoy haciendo postureo a estas alturas de la vida? Por no hablar de ese famoso y ridículo vídeo en el que se junta con otros señores y una señora del Partido Popular para decir que lo han hecho mal (algunas cosas) pero que otras bien y que van a cambiar.

Por cierto, también es postureo ver al señor Netanyahu en esa manifestación de París. Bueno, esto más que postureo es una absoluta vergüenza y un insulto al pueblo palestino. ¿Y qué hacía allí Sarkozy?

Pero volviendo a España, a Rajoy, a los señores del Partido Popular y demás, hay que recordar que estamos en un gran año electoral. Habrá elecciones municipales, quizás varias autonómicas (incluyendo las prometedoras elecciones catalanas) y, al final del año, llegarán las generales.

¿Qué significa esto? Que estamos ante el año del postureo político por excelencia. Tratarán de que olvidemos todo lo que han hecho para llevarse el gato al agua. O el voto a la urna. Pero la memoria ya no es tan débil como antes y, probablemente, este año cambien las cosas.

Y esperamos que así sea.

La ilustración que acompaña a este artículo es de Facundo Mascaraque.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.