15M, cinco años después, y siempre

Vuelve a ser 15 de mayo. 15-de-ma-yo. Y, como siempre que nos paramos a pensar detenidamente en esas tres palabras, se nos eriza la piel. Han pasado cinco años, los coletazos de un gobierno que de socialista sólo tenía el nombre, una legislatura del Partido Popular, una crisis económica que algunos ya nunca podrán superar, el aumento de la desigualdad social, de la pobreza, de los contratos basura…

Han pasado muchas cosas, pero ni fuimos ingenuos entonces ni lo somos ahora. Han pasado cinco años desde que nos plantamos. Desde que gritamos «¡basta!». Desde que nos llamaron de todo. Y seguimos teniendo la certeza de que la gente, las personas, la ciudadanía, tú y nosotros, seguimos teniendo el poder para cambiar el mundo. Que no nos engañen. People have the power.

Fueron aquellos días, aquellas semanas, las de la primavera más hermosa que se ha vivido en Madrid, cuando esa certeza, ilusionada, se nos desbordaba por las puntas de los dedos. Bastaba con mirarse. Y allí nos mirábamos mucho. A veces, cuando sobran las razones también sobran las palabras. Se nos cruzaban las miradas, brillantes y orgullosas de estar haciendo algo grande, enorme.

Ha pasado el tiempo, y la vida, desgracias, injusticias que tambalean las ilusiones y los valores que apuntalaron una Puerta del Sol cansada… Pero nadie, jamás, podrá convencernos de que aquello no sirvió de nada.

El 15M avivó la implicación política de la ciudadanía. Y de los barrios, especialmente de los barrios. Aparecieron otras formas de hacer política y de organizarse. La gente empezó a trabajar para cambiar, quizá no ya el mundo, pero sí sus pequeños mundos. Ese es el espíritu que nació el 15 de mayo de 2011.  

Aquella rebeldía y desobediencia resguardadas en tiendas de campaña y aquellas manifestaciones en los que el espíritu se nos elevaba. El 15M despertó. El 15M nos despertó. Ese espíritu se ha visto en los pasos adelantes dados por muchísimas personas a lo largo de toda España para implicarse políticamente hablando.

Estuvimos allí. Nosotros estuvimos allí. Y fue mucho más hermoso de lo que nunca sepamos expresar. Quizás el cambio sea más lento que el que soñábamos aquellos días de mayo pero… Todo está cambiando. Y la gente tiene el poder.

Fotografía: Jorge Álvaro Manzano ©

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.