Zidane y la ilusión

Partamos en este análisis de que el problema del Real Madrid se llama Florentino Pérez. Es el mal que sufre el madridismo, quitándole día a día buena parte de sus valores y convirtiendo, con el paso de los años, un club ejemplar en un hazmerreir. ¿Exagerado? Piensen en De Gea y lo sucedido en Cádiz.

Mientras Florentino Pérez siga en la presidencia dará igual que entrenador se siente en el banquillo. El club seguirá generando muchísimo dinero pero el fútbol no será importante. No hay un plan. Nunca lo ha habido con Florentino.

Una vez dicho esto, podemos hablar de Zidane.

Zinedine Zidane ya ha debutado como entrenador del Real Madrid. Por fin se fue un Benítez que, desde el primer contacto con los futbolistas, se sabía que no iba a tener una larga trayectoria como técnico blanco. Su llegada gustó a muchos madridistas pero no faltó mucho tiempo para comprobar que eso que llaman feeling no iba a existir entre Rafa y muchos de los jugadores de la plantilla.

Benítez era un problema y no es ni mucho menos descabellado pensar que los futbolistas le han hecho la cama. En cierto modo, todo esto ha recordado a la temporada 1995/96. Aquel curso, Valdano no daba con la tecla y fue destituido. Los jugadores, con Del Bosque en el banquillo mientras llegaba Arsenio, se desquitaron goleando al Athletic de Bilbao mientras semanas antes eran almas en pena sobre el campo. Hay similitudes, desde luego, pero ni aquel fútbol es el de ahora, ni ese Real Madrid es este Real Madrid.

Probablemente, si Rafa Benítez hubiera seguido en el cargo, el Madrid también habría goleado al Depor. Pero esto también va de sensaciones. De sensaciones y resultados. Y Benítez no ha acertado ni con una cosa ni con otra. Y con Zidane, ilusión al margen, ha podido palparse a los jugadores más libres. Se han soltado el pelo y han jugado más tranquilos y menos encorsetados.

Contra un muy buen Deportivo de la Coruña, el Madrid de Zidane hizo una declaración de intenciones. Más libertad y, especialmente, más bandas. Benítez había obviado las bandas, y eso, con los laterales que tiene este equipo es casi un pecado. Pues bien, ha sido llegar Zidane y los blancos han vuelto a utilizar las bandas. Y con gran resultado visto lo visto.

No vamos a decir, desde luego, que Zidane ha reinventado el fútbol en su primer partido como técnico de la primera plantilla del Real Madrid. Sólo estamos hablando de sensaciones. Y, desde luego, han sido muy positivas. E ilusionantes.

Porque, al fin y al cabo, esto del fútbol también va de eso, de la ilusión. Hacía falta que la parroquia merengue volviera ilusionarse después de un terrible año 2015. Y eso lo ha generado el francés con sólo sentarse en el banquillo. El número 5 volverá a verse en la grada de un Bernabéu que recibe con cariño y esperanza a uno de sus últimos grandes ídolos.

Ahora hay que ir conociendo, poco a poco, el libro de estilo de Zinedine Zidane. Lo de la falta de experiencia no vale. Hay claros ejemplos en el fútbol reciente de grandísimos resultados con entrenadores con poca experiencia. Esto, en parte, va a depender de la comunión con los futbolistas y de la actitud del señor Florentino Pérez.

¡Ah! El Madrid goleó al Depor con tres goles de un renacido Gareth Bale y dos de Benzema. Isco volvió a disfrutar con el fútbol y la afición ovacionó a su entrenador después de mucho tiempo.

Aún así, lo único que está claro es que Zinedine Zidane ha vuelto al Bernabéu. Y eso ya es algo muy grande para los amantes del fútbol.

PD. Sí, al autor de este artículo le gusta Zidane. Es sin duda alguna el mejor futbolista que sus ojos han visto sobre un terreno de juego incluyendo a los manidos Messi y Cristiano Ronaldo. Y sí, el autor de este artículo se ha ilusionado con ver a Zinedine Zidane como primer entrenador del Real Madrid.

Fotografía: Raphaël Labbé ©

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

1 Comentario

  1. No fue más que el «primer día de trabajo», en el Santiago Bernabéu y contra un Deportivo que tampoco es un super equipazo (vale, empató contra el Barça en el Camp Nou, pero los jugadores culés se relajaron muchísimo después del 2-0 pensando ya en el Mundialito). El Tiempo lo determinará todo, como siempre hace. Aunque soy seguidor del Barça y es obvio que diga esto, no veo a Zidane como una solución (una alegría más para nosotros . Ja, ja). Utilizó las bandas, ¿y qué? El equipo está descompensado, y lo sufrirá contra bloques poderosos y bien colocados. La cosa está en que tiene una plantilla muy buena y esta de la descompensación sólo se ven en 10 partidos al año (aunque los suficientes para que acabe sin ganar prácticamente ningún título).

    ¡Saludos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.