Gracias Xavi, gràcies Xavi

Se va. De la Selección. Probablemente el mejor futbolista español de todos los tiempos. Sin discusión alguna. El hombre que surgió de las cenizas del fracaso para erigirse líder de un equipo comandado desde el banquillo por Luis Aragonés y repartir una de las mayores lecciones de fútbol que se recuerden en Austria y Suiza.

Casi sin hacer ruido a lo largo de los primeros años de su carrera, Xavi Hernández siempre estaba allí. El balón pasaba por sus pies de una manera especial. Es de esos futbolistas diferentes que saben, a la vez, el lugar en el que están sus compañeros antes que el balón llegue a sus botas.

Primero la sombra de Guardiola en sus primeros años en el Barcelona y después la de Raúl en la Selección, le impidieron dar el paso al frente que podría haber dado mucho antes. Tuvo que ir el Sabio de Hortaleza a dar un golpe de timón en la Selección española para que Xavi Hernández mostrase al mundo lo que era capaz de hacer con un balón en los pies. Consiguió que a su alrededor todos fueran mejores.

Este arquitecto de la pelota, capaz de darse la media vuelta sobre el terreno de juego como nadie, cuajó sensacionales actuaciones con la Roja. Aún muchos no entienden que en ese año 2008 no recibiera el Balón de Oro. Esa Eurocopa fue fútbol en esencia. Y el fútbol tenía por nombre Xavi y por apellido Hernández.

Comandó a uno de los mejores equipos de selecciones que se recuerdan a tocar la gloria bailando sobre el terreno de juego. Y haciéndolo como nunca lo habían hecho. Después de darse cuenta de sus posibilidades, comandó al mejor Barcelona de todos los tiempos hacia la gloria que dan seis títulos en un año. Pero antes lo hizo con España. Aquellos chicos con Xavi a la cabeza y Luis en el banquillo hicieron historia.

Luego vendría el Mundial de Sudáfrica donde Xavi no estuvo a su mejor nivel pero cuajó actuaciones importantes y no permitió que la esencia del juego de la Selección perdiera el más mínimo grado de calidad. Todos los balones pasaban por él porque sus compañeros lo buscaban, lo necesitan… Y también a la pelota le gustaba pasar tiempo en botas de Xavi. No mucho porque antes de acomodarla al pie ya tenía listo el próximo lugar en el que estaría el balón.

Volvimos a ganar la Eurocopa en 2012 y aunque ya se le notaban los años y los partidos, volvió a disfrazarse de superhéroe en aquella histórica final contra Italia para regalarnos una exhibición de fútbol como las de antes.

Y desde entonces… bueno, nada volvió a ser como antes. Años flojos con el Barcelona, fracaso en Brasil. Pero siempre quedará la historia. Y el fútbol. Porque Xavi Hernández seguirá un tiempo más en el Barça dando lecciones de esto de jugar a la pelota. Quizás más cortas que antes pero seguro que igual de intensas.

Ya no volverá a vestir la Roja. Pero tras ser el líder en el mayor ciclo triunfal del fútbol español. El mejor futbolista que ha vestido esa camiseta. Por eso: gracias Xavi. Gràcies Xavi.

La imagen es de Fanny Schertzer ©

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.