Tom Dumoulin sale vivo de la montaña y se prepara para su gran oportunidad

Es holandés, aún no ha cumplido los 25 años y es uno de los mejores contrarrelojistas del mundo. Y ahora va a tener su primera oportunidad de ganar una vuelta de tres semanas. Ver para creer. Nadie podía contar con él para estar arriba en la general de la Vuelta a España a estas alturas. No para estar entre los 10 primeros.

Sin embargo, la ronda española está en su segundo y último día de descanso, con todo lo más duro de la montaña ya superado, y resulta que este jovenzuelo tiene una contrarreloj de casi 40 km ante sí, en la que necesita sacarle dos minutos al líder Purito Rodríguez y a Fabio Aru, y solo unos pocos segundos a Rafal Majka. La empresa parece más que factible.

Si lo logra, tendrá tres días en los que deberá soportar emboscadas de sus rivales, pero el terreno será más suave. La llegada a Riaza tiene el puerto de la Quesera, de 1ª categoría, cerca de la llegada, a tan solo 13 km. La llegada a Ávila no da para mucha más distancia que las bonificaciones después de subir junto a la muralla de la ciudad. Y la etapa de los puertos de la Comunidad de Madrid no acaba en alto y nunca resulta decisiva.

La duda está en si Dumoulin puede aguantar físicamente hasta el final. No está acostumbrado a lo que está haciendo. Ha soportado la montaña fenomenal. La lógica decía que en alguna de las etapas, bien la de Andorra o alguna del tríptico cantábrico (o más de una), acabaría pagando todos los esfuerzos y cediendo la suficiente cantidad de tiempo como para no tener opciones ni de obtener un puesto de honor.

La crono está programada muy tarde, pero sería perfectamente normal que Dumoulin fuera ahora mismo el 30º clasificado, por poner un ejemplo, que ganara la crono en Burgos y después se ahorrara los últimos cuatro días de competición para centrarse en el Mundial, donde peleará el oro en su modalidad preferida con Tony Martin. Pero sus planes han cambiado.

La Vuelta a España se ha empeñado en que las diferencias sean mínimas y que haya muchos actores de cara a la general, como ya se explicó aquí en el primer día de descanso. Y lo ha logrado a base de colocar porcentajes tremendos en los kilómetros finales de las etapas, incluidas las de montaña. Por eso el tríptico de etapas que transcurrían entre Cantabria y Asturias ha dado un resultado pobre. Y la de Andorra era demasiado corta.

Pero no toda la culpa es de la organización. Los ciclistas no han dado la talla. En Andorra y en la Ermita del Alba, las dos etapas más duras de esta edición, los ciclistas han llegado a la meta con una media hora de retraso. Eso no es de recibo en uno de los días señalados, salvo que la climatología o alguna circunstancia extraña condicione la etapa.

La de Andorra acabó condicionando toda la Vuelta. Chris Froome se cayó nada más comenzar, volvió al pelotón en el descenso del primer puerto, pero en cuanto Astana incrementó un poco el ritmo que estaba marcando el Sky para disimular el estado de su líder (en el cuarto puerto, la Collada de la Gallina, el más duro del día), este cedió y le cayeron más de ocho minutos en meta respecto a Mikel Landa, el ganador de la etapa. Al día siguiente, el británico se retiró. Es difícil no pensar que, sin esa caída, Froome lideraría la Vuelta y la tendría casi ganada en estos momentos, porque ya estaba demostrando ser el más fuerte del pelotón. Le faltaba refrendarlo, y la crono de Burgos hubiera sido casi seguro la guinda de su pastel. Pero es mejor no andar mucho tiempo especulando. Las caídas también son parte del ciclismo.

De esa etapa reina hay que hablar más. Se la llegó a vender, en la previa, como la etapa más dura de toda la historia de la Vuelta, un nuevo efecto propagandístico que casa muy mal, a estas alturas, con una carrera que cumple su 70 edición este año. Sus 138 km nunca pueden dar como resultado la etapa más dura en una carrera tan prestigiosa, en la que auténticos héroes de este deporte han librado batallas contra todos los condicionantes de salud, de carreteras, climatológicos, con una longitudes del doble de distancia y más y también escalando puertos. La carretera dio al traste con la propaganda, porque de los seis puertos, el pelotón subió los cuatro primeros paseándose, el primer ataque medianamente serio fue en un descenso, el del cuarto puerto, no salió bien, penúltimo puerto otra vez a ritmo suave, y Aru le dio un poco de dignidad a la etapa no esperando al último km para atacar, sino lanzándose a casi ocho de meta, ya en plena ascensión a Cortals d’Encamp.

La fuga llegó a meta, pero se dio la curiosa circunstancia de que el más fuerte en ella fue Landa. Debió esperar a Aru, o eso le dijo su equipo, para ayudarle a incrementar las diferencias, pero desobedeció y se llevó la etapa a lo grande. El corredor vasco va a dejar Astana a final de año, y además en el Giro no recibió el trato merecido en la carretera. Seguro que, volando libre, hubiera acabado por encima de su compañero italiano y, como poco, complicándole más la carrera a Alberto Contador. Estos hechos pueden explicar lo que hizo Landa, pero no lo justifican. Si tu equipo (quien te paga la nómina) te dice que la situación de carrera aconseja esperar a tu líder para sacar una ventaja más provechosa y que después, si aguantas con él, ganas la etapa, deberías hacer eso. Ojalá hubiera menos pinganillos y los ciclistas tuvieran más capacidad de actuar por sí mismos, pero lamentablemente este deporte ya no funciona así. Ahora, segundo día de descanso, Aru se puede estar acordando ya de ese día, porque quizá con ayuda de Landa sería aún líder y tendría más ventaja en la general.

Pero hay otro incidente que comentar. En la etapa de Murcia fue atropellado Peter Sagan por una moto, al final de la primera semana, ya se contó en el anterior artículo. El día de la etapa de Andorra se publicó una carta abierta del equipo Tinkoff-Saxo poniendo una serie de condiciones a la Vuelta para dejar correr el asunto. En esa etapa, Sergio Paulinho tomó una curva, un piloto de una moto de TVE no se da cuenta de que el portugués se le echa encima y al final hay choque y posterior retirada del corredor. Sí, Paulinho también es del Tinkoff-Saxo, el equipo de Sagan y de Contador. Ya se puede usted imaginar la mofa que ha habido con el asunto, mientras el dueño ruso meditaba si retirar al equipo de la carrera. La situación era grotesca.

La otra etapa durísima, la típicamente asturiana, siete puertos de montaña y acabando en otro descubrimiento de estos que tanto gustan al director de la Vuelta, Javier Guillén, acababa en la Emita del Alba, después de superar varias rampas por encima del 20% de desnivel. No solo el ganador (Franck Schleck, después de haber estado sancionado por dopaje y estar acabado para este deporte) ha llegado media hora más tarde de lo que marcaba el horario intermedio previsto, sino que lo ha hecho por estar metido en una fuga que ha llegado a contar con 22 minutos de ventaja respecto al pelotón. Eso es un comportamiento poco profesional, y sorprende teniendo en cuenta que esta etapa era, quizá, la última oportunidad de varios corredores para buscar ganar la carrera, tener la opción de podio o al menos ganar una etapa.

Entre medias de estas dos etapas que abrían y cerraban, respectivamente, la semana claramente montañosa de la Vuelta, victoria al sprint de Danny Van Poppel en Lleida, pese a haber pinchado a 10 km del final, triunfo de Nelson Oliveira tras multitudinaria escapada en Tarazona, y etapas montañosas desaprovechadas en Alto Campoo y Sotres, la primera se la llevó Alessandro De Marchi, metido en la fuga del día, totalmente consentida también por el pelotón, y la segunda está en la buchaca de Purito, que se está haciendo un palmarés, especialmente desde que cumplió 30 años, de aúpa.

Hay emoción, quedan cinco etapas para decidir al campeón, pero lo que no hay es suficiente espectáculo, y el que hay es repetitivo. La organización de la Vuelta debería reflexionar sobre la carrera que tiene y la que podría tener, aunque esto será mejor tratarlo después de que acabe la competición.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.