Renovación o debacle en España

Ahora podría tirar de tópicos: el fútbol es así, final de ciclo… O podría hablar del clima en Brasil, la temporada tan larga que han sufrido los jugadores… También podría decir eso de estos futbolistas lo han ganado todo y se merecen un voto de confianza. Pero no, no lo voy a hacer. Porque esto es fútbol, es un Mundial y como dijo un Sabio, consiste en “ganar, ganar, ganar y volver a ganar, a ganar, a ganar.”

Así se resume el fútbol. Cuando acababa ayer el partido, los comentaristas de Telecinco (esto merece un tema aparte) pedían a voz en grito que había que cuidar a esta Selección y que ellos no iban a criticar lo que estaba pasando en el partido. No debes ser sencillo criticar al portero de un equipo cuando está teniendo la peor actuación de su carrera, si su mujer y madre de su hijo trabaja contigo.

España ayer hizo el ridículo. Y punto. No valen las excusas. Ridículo.

No entiendo el concepto final de ciclo cuando se trata de selecciones de fútbol. Si fuera un equipo puede ser más comprensible ya que las plantillas suelen cambiar poco de una temporada a otra. Los jugadores suelen estar varias temporadas y los cambios, salvo debacle, descenso o reforma brutal, son, normalmente mínimos durante los mercados de fichajes.

Pero en las selecciones no, no y no. Cuando se hace la lista de convocados tienen la inmensa oportunidad de llevar a los mejores de los jugadores seleccionables. Y si no a los mejores, a los que en mejor forma están. Nadie va a discutir aquí lo que han sido Xavi Hernández, Fernando Torres, Gerard Piqué o Iker Casillas pero, ¿son los que están en mejor forma? ¿Llegan en las condiciones físicas y psíquicas imprescindibles para afrontar un torneo de la exigencia del Mundial?

Pero ahí están. Y Del Bosque va a morir con los suyos. Esto lo ha dejado claro una y otra vez y hasta ayer antes del vuelo de Van Persie le había salido bien. Pero quizás ya ese cuento se haya acabado. O lo hizo en la final de la Confederaciones en la que Brasil arrasó a España pero no quisimos darnos cuenta.

Ayer Holanda hizo lo que tenía que hacer. Y marcó el camino a Chile e incluso a Australia de como jugarle a la Selección española. Bien cerrados atrás, atentos a las pérdidas de balón y corriendo hacia portería a la más mínima ocasión. A esto hay que añadirle que son muy buenos y Robben, Sneijder y Van Persie serían titulares en cualquier equipo del planeta fútbol.

¡Pero a esta España es muy difícil quitarle el balón! Quizás mejor hablar en pasado. Ya no circula como antes. Muchos de estos tíos tienen seis años más que cuando sorprendieron al mundo en la Eurocopa del año 2008. Es más fácil robarles la pelota y es más fácil forzar sus fallos. Y eso le pasa también al portero. Cada día parece más claro que era el Mundial de Víctor Valdés.

Luego mirabas al banquillo y había hambre y juego: fue un pecado que Koke no jugase ni un minuto ayer. Tiene que ser sí o sí titular contra Chile y Australia. Igual pasaba con Mata y Javi Martínez. Y no ver en ese banco a Negredo o Llorente… Torres no puede ser la solución a los problemas de ataque de España. Ni de España ni de casi ningún equipo.

Se recuerda que en el Mundial de Sudáfrica se perdió el primer partido ante Suiza. Pero aquella realidad está muy lejana a esta. Allí se jugó bien y se tuvo mala suerte. Ayer no se jugó y fuimos arrasados por un equipo que físicamente nos desbordó casi desde el principio de partido. Contra Chile pasará igual y a la Selección más le vale sacar todo lo que tenga dentro o seguirá el rastro de otras campeonas mundiales.

Y es que de eso podríamos haber aprendido también. Hay que recordar los fracasos de Francia o Italia tras ganar los Mundiales de 1998 y de 2006. Los seleccionadores se enrocaron en mantener el bloque ganador y pasó lo que pasó. Lo mismo que a España frente a Holanda y, si no se toman medidas, podría pasarle en este Mundial. La estrella pesa y hay que saber llevarla.

Ahora España será despellejada hasta el próximo partido ante Chile. Algunos periodistas tratarán de no hacerlo en vista de los éxitos conseguidos en el pasado. Pongamos un caso: el Madrid acaba de ganar este año la Champions League pero si el año que viene no pasan la fase de grupos, las hienas se lanzarán al cuello para sacar toda la carroña posible. Porque el fútbol, no lo olvidemos, es ganar, ganar y volver a ganar.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.