LaLiga de Bill: Todo en manos del Madrid

Quizás era el partido más complicado de las tres finales que le quedaban al Real Madrid de Zidane en LaLiga. El Sevilla se jugaba muchas cosas y siempre tiene ganas a los blancos: Jovetic se encargó de confirmar eso incordiando la portería de Keylor Navas todo el encuentro hasta anotar. Pero los blancos dieron un paso al frente y sumaron los tres puntos que les hace seguir dependiendo de ellos mismos.

En el Bernabéu fue Nacho el encargado de destapar el tarro de las esencias y demostrar todo lo que lleva dentro. Encontró a Cristiano que volvió a ver puerta y demostró que, cuando se fija en la posición del delantero centro, no hay nadie como él en todo el planeta fútbol. Llamó la atención la salida del campo de James tras el cambio, con ritmo de despedida de una afición que pareció agradecerle los servicios prestados.

En el Estadio de Gran Canaria estuvo Neymar. El brasileño es, de largo, el jugador en mejor forma del Barcelona y, probablemente, de LaLiga. Se echó al equipo a las espaldas y contó con la ayuda de Luis Suárez en uno de esos encuentros grises de Messi, aunque el argentino tuvo también alguna oportunidad clara de ver puerta. Con los tres goles del brasileño, los azulgranas se aferran a un posible tropiezo del Madrid para seguir soñando con su doblete.

La derrota del Sevilla en el Bernabéu sirvió para que el Atlético de Madrid asegurara la clasificación directa para la Champions League la próxima semana. Los de Simeone sumaron el punto que necesitaban para conseguir su gran objetivo en uno de esos encuentros descafeinados de este tramo final de la temporada en el que uno se juega poco y el otro nada. El cuadro bético fue mejor que el colchonero, pero el gol ilegal de Savic puso un injusto empate en el marcador.

La victoria más trágica de la jornada y de la temporada la consiguió el Sporting de Gijón. Los asturianos sumaron los tres puntos para aferrarse a la máxima categoría, pero los empates de Leganés y Deportivo de la Coruña hicieron que el tanto de Burgui no sirviera para nada. El Eibar fue un rival más que digno pese a no jugarse demasiado e inquietó la portería defendida por Cuellar en varias ocasiones a lo largo del encuentro, pero los de Rubi consiguieron esos amargos tres puntos.

El gol de Szymanowski en San Mamés se convirtió en uno de los más importantes de la historia del Leganés. Los pepineros ponían las tablas en el marcador tras el tanto del incombustible Aduriz y certificaban así un año más en la división más importante del fútbol español. Pese a los problemas finales, los visitantes culminan así una primera gran temporada de estreno en Primera, en la que practicaron un buen fútbol que no siempre se tradujo en victorias a lo largo de LaLiga.

Parecía abogado a sufrir hasta el final, pero el Deportivo de la Coruña encontró un punto de oro en su visita al Estadio de la Cerámica que le sirve para asegurar la sufrida y deseada permanencia. Frente a ellos un Villarreal que seguía soñando con la posibilidad de estar en Champions pero que tendrá que conformarse con estar el próximo curso en la Europa League. Partido intenso que acabó en empate gracias al miedo que tuvieron ambos conjuntos a encajar goles.

La Real Sociedad tenía una gran opción de seguir pensando en Europa, pero la desperdició con un empate ante el Málaga que aprovechó sus bazas y estuvo a punto de llevarse los tres puntos. Los locales solo pudieron empatar a cinco minutos del final del encuentro gracias al tanto de Jon Bautista. Los de Eusebio siguen con opciones europeas, pero no dependerán de ellos mismos en la última jornada.

Partido intrascendente que dejó buenas sensaciones para un Valencia que consiguió la victoria en su visita al campo del Espanyol. Un tanto de Gayá que ayuda a afrontar con optimismo este próximo verano de cambios y renovación que se espera en Mestalla. Encuentro sin nada en juego pero que fue entretenido, ya que en ambos conjuntos había futbolistas con ganas de aprovechar el escaparate pensando en la próxima temporada de LaLiga.

El Alavés aprovechó la durísima resaca de la eliminación de la Champions League que sufrió el Celta de Vigo hace unos días en Old Trafford para asestar un duro golpe a los de Berizzo. Los gallegos no se encontraron en ningún momento y sufrieron un duro correctivo por parte de un rival que sigue con las pilas cargadas pensando en la final de la Copa del Rey frente al Barça.

Más que intrascendente era el encuentro en El Sadar entre dos equipos descendidos de LaLiga como son Osasuna y Granada. El partido sirvió, sobre todo, para certificar la caída de un Granada que acabará la temporada como último clasificado ya que la victoria de Osasuna hace que los rojillos queden dos tantos por encima de los andaluces.

Fotografía: Fabio Messina ©

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.