Crónicas tras la Décima – Esperpento Real

Todavía están buscando al Real Madrid en Bulgaria. No se presentó el equipo blanco de la Champions League sino unos señores con camisetas negras que se mostraron prácticamente inoperantes ante el entramado agresivo que dispuso el Ludogorets.

Al final una victoria pírrica y gracias con un penalti fallado por Cristiano Ronaldo incluido. ¿No sabrán los chicos de Ancelotti que los rivales van a salir a matarse en cada partido y que tendrán que poner toda la carne en el asador para vencer a muchos rivales fáciles? Parece ser que no.

Porque el Ludogorets salió a por todas consciente de que era una oportunidad histórica para ellos. En realidad toda la Champions lo va a ser y como ejemplo teníamos el partido de Anfield. Y el Madrid salió a lo suyo, confiado en sacar este partido sólo con bajarse del autobús. Y hace tiempo que no funcionan así las cosas.

Dispuso cambios Ancelotti en el once inicial dando minutos importantes a jugadores como Isco, Illarra y Chicharito que tampoco estuvieron demasiado finos. Y así se adelantó en Ludogorets en un nuevo fallo defensivo a balón parado en el que poco tuvo que ver Casillas pero ya se le echaban las culpas del mismo en las redes sociales.

Pudo empatar el Madrid minutos después pero Cristiano falló un claro penalti de los búlgaros. No perdonó el portugués minutos después cuando sí marcó otro penalti que en esta ocasión no era tan claro como el primero.

Y luego se atoró el partido llevándolo el Ludogorets donde quería. El Madrid era incapaz de circular el balón y tener criterio a la hora de atacar y, además, no materializaba alguna buena ocasión que tuvo a lo largo del final del primer tiempo y el inicio del segundo.

Van a tener los blancos muchos partidos correosos como éste a lo largo del año y estaría bien que se pusieran las pilas porque algún día llegará la sorpresa y no aparecerá Benzema para salvarles.

Sí, Benzema. Se puso el disfraz de superhéroe y salió para marcar el gol del triunfo blanco para sumar tres importantísimos puntos para tranquilizar a la afición y dejar la clasificación encarrilada tras la derrota del Liverpool en Suiza frente al Basilea.

Lo único positivo del partido en Bulgaria son precisamente esos tres puntos. Una victoria que había se sumar se sumó. Pero la imagen, la falta de intensidad en algunos momentos del partido y la escasez de ideas ante un rival correoso debe llevar a Ancelotti a planificar mejor este tipo de partidos porque habrá unos cuantos a lo largo de la temporada.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.