Crónicas tras la Décima – El Madrid más impreciso sale vivo de Turín

Pudo ser mucho peor y no lo fue. El Madrid más impreciso que puede verse salió vivo de Turín gracias a un gol de Cristiano Ronaldo que puede darle la vida en la vuelta en el Santiago Bernabéu. La Juventus fue lo que se esperaba y eso nunca es sencillo.

Y es que esto es Champions. Y si el Madrid quiere optar a reeditar el título es imposible pensar en hacerlo con esta defensa. Al igual que contra el Sevilla, los blancos regalaron el partido con múltiples fallos e imprecisiones. Y es que la palabra imprecisión es la clave del encuentro.

Varane jugó su peor partido con la camiseta blanca. Terrible. Fallón, confuso y puso en aprietos en más de una ocasión a sus compañeros y a un Casillas que casi todo el trabajo que tuvo fue por fallos defensivos del Madrid. Pepe está también a otras cosas y Marcelo y Carvajal tienen enormes carencias defensivas. Y ahí estuvo el mejor Tévez para destrozarlos a todos.

Pero el principal problema del Real Madrid estuvo en el centro del campo y su nombre fue Sergio Ramos. Probablemente no acertó ningún pase y su labor en las transiciones defensa-ataque fue tan nula que funcionó más como un futbolista de la Juventus.

Era un partido para Illarramendi y el toque corto y sin complicaciones para ayudar a Kroos. El alemán lo intentó hasta que le consintió el físico y luego no encontró apoyos en James una vez que se marchó Isco.

La Juve venció la batalla en el centro del campo y eso que no fue el mejor partido de Pirlo. Pero ahí estuvo Vidal para incordiar en cada centímetro del campo y llevarse el partido completamente a su terreno. Al igual que un Morata fajador y entregado. Notaron los bianconeri su salida y la entrada de Llorente.

Pero el Madrid sólo enarboló dos jugadas de peligro real. Una que fue el gol de Cristiano y luego el tiro al palo de James. Y poco más. Chicharito intentó encender el ataque pero se encontró muy solo en la tarea. Cristiano Ronaldo sí que parecía encontrar a veces sitio pero ni por esas.

Capítulo extra merece Gareth Bale. El galés fue, una vez más esta temporada, una molestia para sus compañeros. Ni trabajó en defensa ni influyó en ataque. Y encima con problemas físicos. Echó mucho de menos el Madrid a un Benzema solidario con sus compañeros antes que a un futbolista al que nada le acompaña esta temporada.

Ahora todo queda para la vuelta. Será el Bernabéu quién lo decidirá. El Madrid puede agarrarse a ese gol de Cristiano que podría darle la vida. Pero nadie puede ningunear a la Vecchia Signora. Absolutamente nadie.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.