Crónicas de la Champions: Sin sorpresas

Seguro que a muchos les sorprenderá el titular. ¿No es una sorpresa que el Wolfsburgo humille por dos goles a cero al Real Madrid en cuartos de final de la Champions League? Probablemente para muchos sí, pero, tristemente, no lo es para los seguidores del Real Madrid. Sí, lo veían venir.

Cuando se celebró el sorteo de esta ronda de la máxima competición europea de clubes todos señalaban a estos alemanes como la perita en dulce del bombo. Se equivocaban: la perita en dulce era el Real Madrid. Y, probablemente, si algún aficionado madridista celebró que les tocara el Wolfsburgo tuvo que ver más con una cuestión de alivio que de sentir la superioridad sobre el rival.

Y así llegó el día del partido y los alemanes destrozaron, con casi total seguridad, las aspiraciones de los de Zidane en esta Champions. Aunque remonten en el Bernabéu, la moral madridista está muy tocada y cualquiera de sus posibles rivales en unas utópicas semifinales podría hacerle un roto que lo único positivo que tendría sería la necesaria salida de Florentino Pérez de la presidencia del Madrid.

Centrándonos en el partido habrá alguno que acuse al árbitro. Al contrario que en otro encuentro de los cuartos de final, la labor del colegiado fue intrascendente. Cierto es que puede haber polémica en el penalti de Casemiro pero no fue ni mucho menos decisivo para el resultado final. Después de ese primer gol, los blancos fueron incapaces de sobreponerse y encajaron el segundo que hizo temblar muchos cimientos del Paseo de la Castellana.

Y así se fue el Madrid del encuentro. Ya no hubo nada más. Lo más duro para los madridistas no debe ser haber perdido por dos goles a cero ante un rival supuestamente inferior. Lo más duro es asumir que fueron incapaces de generar ocasiones para marcar al menos un gol que les diera algo de aire.

Luego hay que analizar la mala influencia que Cristiano Ronaldo tiene sobre el juego del equipo. El portugués ya no es un superclase mundial. Y algunos días ni siquiera se esfuerza en disimularlo. Pero quizás sus compañeros le tienen miedo o algo porque le siguen buscando. Y lo hacen aún teniendo al mejor Bale desde que está en el Madrid destrozando a su rival por la banda. Pero Gareth acabó frustrado y perdiéndose por el centro para encontrarse con el balón. ¿Se irá por fin CR7 este verano bien lejos del Bernabéu?

En resumen: mala imagen, mal resultado y malas perspectivas para un Madrid nefasto que empieza a pensar que su único triunfo esta temporada sería no ver al Barcelona levantando de nuevo la Copa de Europa.

Pero cambiemos de escenario y comentemos lo sucedido en Barcelona el pasado martes. Casi nada. Hacía tiempo que no se veía jugar así al Atlético de Madrid. Dominaban al Barcelona, ganaban por un gol y tenían el partido controlado. Pero un habitual en los últimos triunfos blaugranas en los cruces de la Champions tenía que intervenir: llegó la hora del árbitro.

Cierto es que las dos amarillas de Torres estaban bien sacadas. Pero más cierto es que el árbitro interpretó que lo mejor era expulsar al delantero rojiblanco y destrozar la eliminatoria. No habría problema si la interpretación fuera siempre la misma pero no, nunca lo es. Si lo hubiera sido, ni Busquets ni Luis Suárez habrían acabado el encuentro.

El nombre de Torres se suma a una larga lista de nombres caídos en acto de servicio frente al Barça como Pepe, Drogba, Motta o Van Persie. Así que, siguiendo con el titular, tampoco hubo sorpresas en el Camp Nou.

En los cruces que no había equipos españoles tampoco hubo sorpresa alguna. El Bayern se impuso al Benfica con el resultado quizás más corto de lo esperado. Un gol tempranero sirvió para que los de Guardiola vayan a Portugal con ventaja pese al buen partido de los portugueses que seguro que tienen mucho que decir todavía en el partido de vuelta frente a su afición.

Y el otro encuentro podríamos bautizarlo como el partido de los errores. Dos equipos inmensos hechos a base de talonario se encontraron frente a frente y empataron a dos. Un resultado que visto lo que se vio en el campo es muy positivo para los británicos que afrontaran en casa y ante su afición la posibilidad de llegar a las ansiadas semifinales de la Champions League.

¿Quiénes estarán en semifinales? Pues, teniendo en cuenta que no esperamos que haya sorpresas, nos arriesgamos: Barcelona, Bayern Munich, Wolfsburgo y Manchester City.

Fotografía: Andy Nugent ©

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.