Cristiano y Antoine

Quizás esté siendo una Europa en la que el colectivo está primando por encima de otros factores. Pero en estas semifinales dos figuras se han erigido por encima del resto para colocar a sus equipos en la gran final de París. Sí, hablamos de Cristiano Ronaldo y de Antoine Griezmann.

Nadie contaba con Portugal en esta Eurocopa. Cierto es que Cristiano es un jugador superlativo, pero el resto del equipo no convencía a los teóricos de esto del fútbol. Y, desde luego, el inicio de la Eurocopa no parecía indicar lo contrario. Pero ahí están, en la gran final de la Eurocopa de Francia tras derrotar a Gales en semifinales.

Se esperaba algo más de intensidad de los galeses, más por corazón que por fútbol. No han sido especialmente brillantes los de Coleman en esta competición, pero el bloque ha hecho las delicias de sus aficionados. El bloque y Bale. Y posiblemente todos han llegado bastante fundidos al duelo con Portugal.

Para adelantarse en el marcador decidió volar Cristiano Ronaldo. Con un salto propio de un jugador de baloncesto y un testarazo descomunal adelantó a su equipo en el marcador y callaba, de paso, unas cuantas bocas con un tanto que ya ha pasado a la historia de su país.

Tres minutos después Nani, flamante fichaje del Valencia, marcaba el segundo para su equipo y noqueaba a los galeses a los que ya no les quedaba ni las embestidas de Bale. Echaron mucho de menos a Ramsey en el centro del campo y, poco a poco, fueron diluyéndose hasta que Cristiano y los suyos celebraron el pase a la gran final.

En la otra semifinal se cumplió un pronóstico previsible: el anfitrión Francia se cargó a la campeona del mundo Alemania. Ser el anfitrión sigue siendo una baza en los grandes torneos. Pero, en este caso, los de Deschamps se merecieron la victoria y llegar a la final de su Eurocopa.

Y lo hicieron con un príncipe que se convirtió en Rey de Francia en una noche memorable para el fútbol francés. Antoine Griezmann marcó dos goles, se confirma como máximo goleador del torneo y como una de esas estrellas planetarias candidato a todo en el futuro.

El futbolista del Atlético de Madrid marcó los ritmos del encuentro en el Velodrome de Marsella y desarboló a los alemanes en ataque. Los de Low lo intentaron pero cuando consiguieron materializar ocasiones peligrosas se encontraron con la imperial figura de Lloris que estuvo sensacional.

El segundo tanto de Griezmann sirvió para alentar a los alemanes que se fueron con todo al ataque pero fueron incapaces de ser efectivos. E incluso en alguna contra tuvo Francia la oportunidad de marcar el tercero y destrozar del todo las pocas aspiraciones que les quedaban a los alemanes.

Pasaron los años de vacas flacas y los del país vecino han llegado a la final y ni siquiera han necesitado a Benzema para ello. Griezmann, Pogba, Payet y compañía tocan a la puerta de la historia en la que se sienta la mítica generación que encabezó en su día Zinedine Zidane.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.