Champions League en Murray Magazine: Pep y sus fracasos europeos

Estaba claro que, en los enfrentamientos de esta semana en la vuelta de los octavos de final de la Champions League, podría convertirse en uno de los grandes protagonistas. Pep Guardiola y su Manchester City naufragaron en Mónaco, y la primera temporada del antiguo referente del fútbol ganador en Inglaterra puede considerarse ya como un auténtico fracaso.

Quizás esa sea la noticia más significativa del cierre de esta primera eliminatoria junto a la sorprendente eliminación del Sevilla frente a un Leicester que aprovechó su condición de víctima para darle varios zarpazos letales a los de Sampaoli. Pero volviendo al City, no hay dudas de que el Mónaco fue el justo vencedor de la eliminatoria más movida que se recuerda en Champions desde hace algunas temporadas.

No se esperaban los citizen que el cuadro monegasco, con la importante de Falcao, saliera a hacerle daño desde bien temprano. Pronto anotaron los locales y pudieron ser más a tener de las múltiples ocasiones que gozaron en los primeros 45 minutos. Pese a todo, los de Guardiola llegaron con vida a un segundo tiempo en el que recuperaron el control del balón y, durante algunos minutos, parecían tener controlado el pase a los cuartos de final.

Pero un imperial Mónaco tenía claro lo que tenía que hacer y, con un maravilloso Mendy que estaba en todas partes, comandados por Fabinho y con un gol de Bakayoko, se confirmaban los peores temores para Pep. Ahora vendrán las dudas sobre un proyecto que se preveía ambicioso y nació con un objetivo: conquistar la Copa de Europa. De momento, en su primera temporada, hay que apuntarle un nuevo fracaso europeo a Guardiola.

Si estará en cuartos de final el Atlético de Madrid. Los del Cholo, consolidados ya en la élite europea, supieron jugar sus cartas para rentabilizar el resultado obtenido en Alemania en el partido de ida. En esta ocasión, emergió en el Calderón la figura de un gigantesco Oblak para apagar todas las dudas posibles y bajarles los humos a los alemanes, por si en algún momento se animaban y empezaban a creer demasiado en sus posibilidades.

En el Leverkusen destacó el otro meta: Leno se confirmó como uno de los mejores porteros de Europa y desbarató algunas buenas ocasiones que tuvieron los colchoneros, especialmente en las botas de un Correa que no tuvo su día en el acierto de cara al gol. Destacaron en los locales Thomas y Saúl comandado las operaciones y demostrando que son el futuro de este equipo en la medular.

La mejor noticia para el Cholo, al margen de la clasificación, es la confirmación de que Oblak está en forma. La triple parada que realizó frente a los atacantes alemanes quedará en la retina de todos los aficionados presentes en el Calderón.

No estará en la siguiente ronda el Sevilla. Fracaso estrepitoso de los de Sampaoli en una eliminatoria que siempre estuvo de cara para los hispalenses. Y, como dijo Monchi al terminar el encuentro, no se pueden fallar dos penaltis en unos octavos de final de la Champions League. Lo único que tuvieron que hacer los actuales campeones de la Premier League fue esperar su momento y aprovechar sus oportunidades para seguir haciendo historia.

A los méritos ingleses hay que sumar lo que hizo Nasri. No se puede permitir, a tan altísimo nivel, que un futbolista se autoexpulse por dos tonterías y caíga en las provocaciones de los rivales. La expulsión del futbolista francés fue decisiva en lo moral, porque cuando abandonó en el terreno de juego, los andaluces ya perdían por dos goles a cero.

Además, el encuentro sirvió para demostrar que es probable que los jugadores del Leicester no hicieron todo lo posible para salvar el puesto de Claudio Ranieri: jugaron de la manera en la que resultaron campeones, con ese Vardy letal y ese Mahrez juguetón que asombraron al mundo hace menos de un año con una conquista histórica. Ahora los británicos se convierten en el único equipo de las Islas en cuartos y el Sevilla ni siquiera tiene el consuelo de luchar este año por su Europa League.

En el otro partido se cumplieron los pronósticos y la Juventus venció al Oporto con un gol de penalti anotado por Dybala. Los italianos dan un aviso a navegantes: van a por la Champions League y tienen un auténtico equipazo para conquistarla. Los portugueses, por su parte, lo intentaron casi todo hasta la pena máxima. A partir del tanto, fueron conscientes de que la gesta era imposible porque la Juve no iba a permitir la más mínima sopresa. Fiabilidad italiana al máximo.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.