Champions League en Murray Magazine: Juve y Madrid golpean primero

Probablemente nadie esperaba semejante autoridad en la ida de las semifinales de la Champions League. Nadie apostaba porque ambas eliminatorias quedaran, aparentemente, sentenciadas. Sin embargo, tras lo sucedido en otros choques previos, ninguno de los equipos debería lanzar campana alguna al vuelo antes de disputar el partido de vuelta la próxima semana.

En el Bernabéu se rompió el guión previsto. Apuntaba a un choque con pocos goles, pero Cristiano Ronaldo destrozó las previsiones. El Atlético de Madrid jugó, probablemente, el peor encuentro en Copa de Europa en muchos años, lo que supuso una ventaja para un Madrid que pronto se encontró en su salsa, en su estadio y en su competición favorita.

Simeone salió a empatar a cero y pronto se torcieron las cosas. Parecía como si el gol de Cristiano Ronaldo dejara sin argumentos a los colchoneros. Tras no atinar Gameiro ante Navas en la única ocasión clara que tuvo el Atlético, todo se desmoronó para el equipo visitante. A partir de ahí, el Madrid se ciñó a hacer el papel que mejor sabe mientras su centro del campo se dedicaba a controlar el encuentro prácticamente en cada jugada.

Comenzaron a crecer algunos nombres como Kroos y Modric. Ambos mediocampistas se reencontraron con sus mejores sensaciones y no sembraron muchas dudas, mientras desarbolaban una y otra vez al centro del campo colchonero. Koke no supo situarse y Gabi se vio desarbolado en numerosas ocasiones. A ello contribuyó, en exceso, el juego entre líneas de un gran Isco que supo moverse mientras estuvo en el campo, convirtiéndose en un auténtico incordio.

La peor noticia para el Madrid llegó al filo del descanso con la lesión de Carvajal. Era un partido de laterales y Marcelo y el 2 madridista campaban a sus anchas. Con la entrada de Nacho, el equipo perdió una evidente profundidad, pero mantuvo las prestaciones defensivas y todo continuó igual para los de Zidane en la segunda mitad. Aun así, la pérdida del lateral derecho titular es un duro golpe para los blancos de cara a los próximos compromisos.

Llegó el segundo tiempo y entró Asensio. El mallorquín se reivindica día a día, partido a partido y demuestra todo lo que va a ser. Su participación en el encuentro acabó por desbarajustar el plan de Simeone, haciéndose incontrolable en sus diagonales. Entonces llegó el segundo de Cristiano mediante un zapatazo espectacular tras una cadena de errores y una buena pugna de Benzema.

Más tarde entraría Lucas Vázquez, que vuelve a parecerse a Lucas Vázquez, y en una de sus carreras destrozó la defensa colchonera para plantarse en la línea de fondo, ceder atrás y dejar el balón en los pies de Cristiano que anotaba su tercer tanto. Ahí llegaba la locura al Bernabéu y la sensación de que podía hacerse muchísima más sangre del rival.

Pero no vinieron más goles y la cosa acabó así. Ahora queda un partido de vuelta que dará mucho que hablar, porque está claro que el Atlético no ha dicho su última palabra. No es su estilo. La pelota está ahora en el tejado de Simeone, que deberá hacer un planteamiento más valiente, con el riesgo de que el Madrid te coja las contras que eso trae consigo. A la vuelta lo veremos.

La otra semifinal confirmó que la Juventus es el gran favorito para conseguir esta Champions League. Línea a línea, los italianos son un conjunto sólido, fuerte en todas sus líneas y, encima de todo, cuentan con un Buffon que está viviendo uno de los mejores de su enorme carrera. El portero estuvo soberbio, siendo el gran sostén defensivo de su equipo y desbaratando una y otra vez las acometidas monegascas.

El encuentro comenzó igualado, pero pronto se demostró que la Juventus tenía las cosas claras. Aun así, en el primer tramo del partido, Mbappé se convirtió en un auténtico incordio con varias ocasiones en las que se topó con Buffon. Pero pese a no anotar, el delantero francés se confirma como una gran realidad en un partido que está pensado para los grandes futbolistas.

Después llegaría el primer gol de Higuaín tras una magnífica jugada de los juventinos, con taconazo del magnífico Dani Alves incluido. El Mónaco se repuso al mazazo, pero no dejaba de temer el segundo conforme Dybala iba creciendo en el partido. Al final, la eficacia italiana se impondría y el Pipa anotaría un segundo gol que fue un auténtico jarro de agua fría, enfriándose el ímpetu de los del Principado. Tras el tanto, la victoria quedó en bandeja para los transalpinos.

La vuelta en Turín quizás sea más descafeinada de lo esperado, pero eso no quita mérito a la magnífica Champions League que han realizado los futbolistas del Mónaco. ¿Guarda algún conejo en la chistera el prometedor Mbappé? En una semana lo comprobaremos.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.