Champions Bill en Murray Magazine: El bombo entra en escena

Llegó el gran momento. Se acabó la soporífera fase de grupos de la Champions League. Según lo previsto, sin grandes sorpresas, finaliza ese anodino recorrido que año a año no sirve nada más que para engordar alguna cartera en la UEFA y desembocar en lo que más importa a todo el mundo en esta competición: las eliminatorias.

Y esta primera fase termina con la confirmación de que en el deporte rey, a estos niveles tan altos, sigue habiendo pactos entre futbolistas para conseguir un resultado que beneficie a todos. Nunca nadie lo reconocerá, pero lo sucedido en el tramo final del encuentro entre Borussia Dortmund y Real Madrid en el Bernabéu fue, cuanto menos, raro.

Siendo primero, el Dortmund evitaba a Barça y Atlético de Madrid, por encima de todo. Nadie quiere a los españoles en esta competición. Y siendo segundo, los de Zidane se olvidaban de Bayern, PSG, Manchester City o Benfica. Todos salen ganando. Ahora se maquillará de muchas maneras, pero no gustó lo que pasó sobre el césped: quedó todo bastante descarado cuando hablamos de un partido que, perfectamente, podría haber acabado en goleada de escándalo.

Cierto es que el Borussia salió con todo al césped del coliseo madridista, pero el Madrid supo contenerlo hasta ese tramo que partido que hemos dicho anteriormente. Los alemanes, con trabajo y contragolpes, pueden ser uno de los grandes tapados de esta competición. Contar con Reus, Schürrle, Dembelé, Weigl, Rode y, por encima de todos, una bala como Aubameyang, puede dar un susto a cualquiera.

Los que no sabemos si están de fiesta son los aficionados del Sevilla. Cierto es que su equipo está, por primera vez, en los octavos de final de la Champions League, pero este año no podrán conquistar la clásica Europa League. Y, sin ninguna duda, ganar la Copa de Europa se antoja mucho más complicado, aunque al equipo andaluz tenga una flor para los torneos con eliminatorias.

Los de Sampaoli estarán en el bombo junto al Barcelona y el Atlético de Madrid. Los de Luis Enrique cumplieron el trámite en el Camp Nou en su enfrentamiento contra el otro Borussia. El encuentro sirvió para que Arda se redimiera con su técnico y con una afición que apenas ha visto en estos dos años al bestial futbolista que esconde dentro el turco y que nos maravilló a todos en el Atlético de Madrid.

Los colchoneros, por su parte, no pudieron sacar nada positivo de su visita al Bayern Munich. De hecho, el resultado fue corto para lo que pasó sobre el césped. Mala imagen de los de Simeone que pueden darse con un canto en los dientes de que en el tanteo final únicamente figure el golazo de falta que marcó el polaco Lewandowski. Los rojiblanco, aun así, terminan primeros de grupo, pero con malas sensaciones en lo que a fútbol se refiere.

¿Y ahora qué?

Llega uno de los momentos más emocionantes de esto de la Champions: el sorteo de octavos de final. Con total seguridad será más intenso que la mayoría de partidos de esta fase de grupos que, como cada año, no ha servido para demasiado. En el bombo estará lo más granado de Europa, o, al menos, de los equipos clasificados este año para luchar por la Orejona.

Y se da la circunstancia de que ambos bombos van a estar bastante parejos. En el primero destacan Atlético y Barça, además de un equipo que siempre es correoso en esta competición como es la Juventus de Turín. Sin duda alguna los turineses son el coco a evitar para el Real Madrid. Por ahí también está el Arsenal y, en menor medida, el Nápoles. Leicester y Mónaco, sobre el papel, son los más flojos de este primer bombo de cara al sorteo.

En el lado de los segundos clasificados, está claro que Real Madrid, Bayern Munich, Manchester City y PSG suben mucho el nivel. Barcelona y Atlético de Madrid pueden tener rivales muy duros, teniendo en cuenta que las otras opciones no son nada sencillas: Oporto, Leverkusen y Benfica. Pero también es seguro que ninguno de los equipos de este segundo bombo, sin contar a Madrid y Sevilla, por supuesto, va a estar contento si se cruzan con los de Luis Enrique o los de Simeone.

Ahora únicamente queda que empiecen a rodar las bolas y conozcamos los ocho enfrentamientos que llenarán de vida la competición más importante del mundo del fútbol allá por el mes de febrero. Hasta entonces, es el turno de las cábalas y las elucubraciones, después hablará el sorteo y posteriormente, como siempre, decidirá el balón.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.