Vuelve ‘Discípulas de Gea’, belleza que conmueve

Discípulas de Gea 2

(…)
Un día me mostraron su dolor.
También yo les enseñé el mío.
Y nos confesamos nuestros placeres más mundanos.
En ocasiones rayos
y nos reprendemos.
Se abre un mar con una sola isla.
Y no morimos. No morimos
Porque la otra hermana silba
—o canta, si no sabe silbar—
y busca cuerdas, colas de unicornios, trenzas
o sábanas recién tendidas.
No morimos porque la hermana teje raíces
y pasa una araña y desaparece el vacío.
Incluso, crece un bosque.
De alguna forma,
un hilo brota del vientre,
la otra lo toma
y lo engarza en su vientre.
Y la hermandad se hace sangre.

No morimos, no. No morimos. Es imposible. Es imposible morir cuando atesoras en tu vientre la poesía de Ana Castro, una de las autoras que pinta con la sangre violeta de este poema el segundo volumen de ‘Discípulas de Gea’, en campaña de micromecenazgo en Verkami. 

«Me parece un proyecto precioso e inspirador. Incluso, necesario. Creo en él y por eso me he empleado a fondo en la escritura de dos poemas inéditos exclusivamente para esta publicación, centrados en el tema de la “hermandad”, que considero que es el principal tema pendiente entre nosotras. Además, me ha dado la oportunidad de volver a colaborar con la ilustradora Nazaret Castro, a la que tengo especial cariño», nos cuenta Ana.

Discípulas de Gea 2 Nazaret Castro
Ilustración de Nazaret Castro

«¡Estoy deseando ya poder tocar con mis manos esta publicación y retroalimentarme del trabajo de todas estas artistas! Por lo que he podido ver, la calidad es altísima y supone un soplo de aire fresco para nuestra mirada. Necesitamos más proyectos como éste que nos unan y nos pongan a colaborar juntas desde distintas disciplinas poniendo la feminidad, a nosotras mismas, en el lugar que debe ocupar: el centro», continúa.

«Además, su carácter no lucrativo le da una dimensión aún más especial, pues lo recaudado con él se destinará no sólo a la producción del libro sino también a apoyar a colectivos de mujeres en condiciones desfavorables. Sin duda, el arte puede contribuir al cambio, al futuro feminista que reivindicamos. Inventa Editores lo ha demostrado con este proyecto», concluye una entusiasta Ana Castro.

Todo comenzó hace un año cuando Inventa Editores lanzó el crowdfunding para financiar un proyecto colectivo reivindicativo, solidario y feminista, una propuesta de espacio y visibilidad a la creatividad de las mujeres en forma de libro.

Fue tanto el apoyo y el cariño recibido —merecido, porque la obra es deliciosa— que se materializó en ventas. Se agotaron todos los ejemplares. Y decidieron volver a empezar. En esta ocasión, ‘Discípulas de Gea’ vuelve a colaborar con el Programa de Trata y Violencia de Género de la asociación Guada Acoge.

(…)
Decían que el corazón aún no te latía y sentí un alivio de mentira mientras me 
acariciaba la tripa como lo hacen las embarazadas felices. Yo sólo veía una mancha borrosa a través de la pantalla de aquel ecógrafo. La mancha hermana de la que mostraría otro ecógrafo distinto doce años después.

Aún recogíamos en mi familia los restos del naufragio y la dignidad cuando vi las dos malditas rayas rosas. Estaban ahí, dispuestas en paralelo como los barrotes de la celda que era mi vida.
(…)

No hay duda, las mujeres debemos seguir escribiendo, escribiéndonos. A veces, con la crudeza y la honestidad que lo hace Diana Oliver, otra de las autoras presentes en este ‘Discípulas de Gea 2’, con un relato del que he extraído este pequeño fragmento. Una narración de la que es muy difícil desprenderse, escrita con un talento y una frescura fuera de lo común.

«Me siento muy afortunada por poder formar parte de este proyecto necesario que da voz a ni más ni menos que 36 mujeres, mujeres que a través de la cultura intentamos aportar un pequeño granito de arena a ese mundo mejor que parece no llegar nunca», nos dice Diana. «Un proyecto que apoya precisamente a otras mujeres: a aquellas que sufren o han sufrido explotación sexual o violencia de género. Yo no encuentro un motivo mejor para participar», asegura.

Discípulas de Gea 2 Clara Deguines
Ilustración de Clara Deguines para ‘Discípulas de Gea 2’

«Es un juego de mujeres y eso nunca está de más. Así recibí al menos el encargo. Con la confianza de que era una habitación segura en la que gritar mi interior sin complejos. Podría ser algo que diera miedo o el abrazo más grande de amor que necesitara expresar en ese instante que iba ser este libro. Pero esto solo había sido el antes. Cuando recibí la maqueta, comprobé que esa intuición también había sido el ritmo elegido por mis compañeras en esta aventura. Pero no está hecho al azar. Las ilustraciones y la cubierta resuelven este grito con una belleza que conmueve», explica Carmen Estirado, otra de las autoras.

Y me quedo con esa definición en la cabeza, en los dedos: «una belleza que conmueve». Justo eso. Ojalá podamos atesorarla en forma de libro muy pronto.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.