Un librito de cuentos: ‘Relatos Salvajes’

¿Nunca os ha dado por leer el típico librito de cuentos hispanoamericanos que vienen recopilados de uno o varios autores? Si, de esos que tienen moraleja y donde cada cual significa a algo y cada qué tiene un porqué. Pues esta película es del estilo. Bueno, más bien parecida, porque aunque se pueda encontrar de todo en este tipo de cuentos, aquí se eleva, se extrapola, y se sobrepasa todo de nivel y de rango, y pasa lo que podría pasar, pero nunca pasa. ¿Os acordáis del argumento de la película de Walter Mitty? ¿Qué pasaría si dejásemos de imaginarnos las situaciones y de reprimir lo que realmente queremos hacer y, de verdad, lo hiciéramos? Pues esta es la versión más gamberra de ese planteamiento. Y, por tanto, el más natural.

La cinta se basa en seis relatos independientes los unos de los otros (como cuentos distintos entre ellos) en los cuales hay dos cosas en común para todos. Una, que son situaciones que perfectamente podríamos tener cualquiera en nuestro día a día. Son momentos cotidianos o eventos familiares por los que todos hemos pasado o vamos a pasar, y que reflejan, por lo tanto, una realidad muy próxima y cercana para cualquiera. Y dos, que estos se les van tanto de las manos que terminan dirigiéndose hacia lo burdo, lo chabacano, lo sucio, lo ilógico, lo despreciable… Vamos, lo que es supuestamente irreal para para la sociedad humana, pero es la única verdad que esconde cada individuo en lo más profundo de su ser. Y, por tanto, la vergüenza más pura y los deseos más bajos y verdaderos.

Los actores son de auténtico lujo. Porque Argentina tiene muchas cosas (entre las cuales, un acento precioso), pero si de algo van sobrados es de buen cine y de buenos actores. Ricardo Darín, aquel hombre que dio vida al inspector más humano y real que se puede tener de primera instancia en ‘El secreto de sus ojos’, es parte de un elenco que nos deja con la boca abierta. Sobre todo porque el mérito que tienen para crear lo que otros tardan hora y media o más, ellos lo logran en mucho menos. Captan al espectador para acercarlo a un ambiente homogéneo y consistente, aunque independientes entre sí. Y, sin embargo, vemos que luego hay una continuidad en forma de esencia aunque no haya un hilo principal pragmático y estándar. La pena es que no ha resultado lo suficientemente premiada en los Goya, ya que tienen la mala manía de que aunque sean los premios del cine español, en ese orden, los dan como si fueran los premios españoles del cine, desprestigiando así a todos aquellos que colaboran con nosotros y nos hacen más grandes. No hay más que ver ejemplos pasados como ‘Lo imposible’.

La verdadera magia de este filme es que nos refleja de una forma tan surrealista que parece ajena a nosotros, pero no es más que un fiel reflejo de nuestras propias vergüenzas. Porque nada de estas cosas pasan… hasta que pasan. Parecen cómicas, pero son tristes. Parece que no van con nosotros ese tipo de historias, y es lo que continuamente reprimimos en mil aspectos de nosotros y de nuestras circunstancias. Es el espejo de nuestros superyó. Es la película de nuestros verdaderos yo.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.